Cuáles son las críticas de los economistas al tercer cheque de estímulo propuesto por Biden

Para los críticos del programa, inyectar dinero de esa forma no hará mucho para reactivar el gasto de los consumidores

Cuáles son las críticas de los economistas al tercer cheque de estímulo propuesto por Biden
Joe Biden, presidente de los Estados Unidos.
Foto: Michael Reynolds / EFE

A pesar del optimismo que despertó el anunció del presidente Joe Biden de enviar un tercer cheque estímulo de $1,400 a los estadounidenses para enfrentar la crisis del coronavirus, para diversos economistas esa es la forma menos eficaz de ayudar a reactivar la economía.

“Seiscientos dólares simplemente no es suficiente si todavía tienes que elegir entre pagar el alquiler y poner comida en la mesa”, dijo Biden al revelar su plan de estímulo económico. “Incluso para aquellos que han conservado sus trabajos, estos controles son realmente importantes”.

El problema con los cheques de estímulo, según los críticos del plan, es que gran parte del apoyo se destinaría a personas que no se han visto perjudicadas económicamente por la pandemia de COVID-19.

“Ese dinero no está bien dirigido”, dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics. Agregó dijo que el único argumento económico a favor de los cheques es que son una forma políticamente factible de inyectar mucho dinero en efectivo en la economía con bastante rapidez.

“La política importa y la velocidad es más importante que hacerlo bien. Creo que es la segunda o tercera mejor política, pero ciertamente no es la forma más eficaz de ayudar”, dijo Zandi a CNN Business.

Poco impulso al gasto

El dinero podría ayudar a los contribuyentes en dificultades, pero uno de los mayores problemas, según los economistas, es que muchos de los que recibirán los cheques ahorrará el dinero o lo usarán para pagar deudas, situaciones que no harán mucho para aumentar la actividad económica.

“La teoría aceptada del comportamiento de los hogares es que un pago único hace poco para estimular el gasto adicional”, dijo Joel Prakken, economista jefe de IHS Markit. “Las personas que lo gastan lo harán en compras que probablemente no se repetirán. Cada vez es más difícil argumentar que será un estímulo inmediato para la economía”.

Una gran parte del desafío de mantener el gasto durante la pandemia ha sido que muchos de los bienes y servicios en los que la gente gasta dinero en tiempos “normales” no están disponibles debido a la crisis.

“No es que la gente no quiera gastar, sino que no puede hacerlo porque no puede tomar un vuelo o no puede ir a un restaurante, “, dijo Larry Summers, en una entrevista reciente en Bloomberg. Summers fue uno de los principales asesores económicos en los primeros días de la administración Obama. “No creo que la prioridad deba ser promover el gasto del consumidor más allá de donde estamos ahora”.

Aunque Summers ha sido partidario de los cheques de estímulo en el pasado, es escéptico de que la propuesta sea efectiva esta vez. “Ni siquiera estoy seguro de estar tan entusiasmado con los cheques de $600 dólares. Y creo que llevarlos a $2,000 sería un error bastante grave”.

La oposición bipartidista

La ronda adicional de cheques de estímulo le costaría al gobierno $465 billones de dólares, según el Comité para un Presupuesto Federal Responsable. Eso es aproximadamente $100 billones más de lo que se propone para aumentar las prestaciones por desempleo.

La mayoría de los expertos creen que el paquete de $1.9 trillones de dólares tiene pocas posibilidades de aprobarse como fue anunciado por Biden y es probable que se salga adelante de forma reducida, porque enfrentará una oposición bipartidista. Entre los principales críticos demócratas se encuentra el senador Joe Manchin de West Virginia.

El senador Mitch McConnell, quien será el líder de la minoría en el nuevo Senado controlado por los demócratas, dijo que también se opone a otra ronda de cheques de estímulo, a pesar del apoyo de algunos miembros de su grupo.