Infidelidad financiera: una de cada cuatro personas ha comprado algo en secreto por temor a la reacción de su pareja

El miedo a los reproches es una de las principales causas para engañar con el dinero a la pareja, sin embargo, esto puede llevar a un serio problema de deuda y al final de la relación

Infidelidad financiera: una de cada cuatro personas ha comprado algo en secreto por temor a la reacción de su pareja
El dinero puede ser una de las razones por las cuales las parejas se puedan separar tras sufrir una infidelidad financiera.
Foto: Lilly Cantabile / Pixabay

No hay parejas ni matrimonios perfectos, eso lo sabemos, pero existe un tipo de infidelidad que no tiene nada que ver con la sentimental y que podría acabar con la relación. Por lo menos así lo aseguran una de cada cuatro personas, quienes afirmaron que han comprado algo en secreto por temor a la reacción de su pareja, ejecutando así una infidelidad financiera, según un estudio.

The Penny Hoarder, un sitio especializado de finanzas, encuestó a casi 2,000 estadounidenses sobre sus hábitos de presupuesto y gasto. En el análisis se descubrió que 1 de cada 4 personas encuestadas ha mantenido en secreto una compra de su pareja por temor a cómo reaccionarían.

De estos resultados, 57% eran mujeres. Asimismo, el 62% de los “infieles financieros” dijeron haber realizado una compra secreta, haciendo más grande la deuda de su tarjeta de crédito.

Aquellos que mantuvieron una compra oculta a su pareja también tenían más probabilidades de haber derrochado algo en los últimos dos años que afectó su capacidad para pagar las facturas.

Hasta la fecha, hay muchos mitos sobre hablar de dinero, incluso con la pareja. Son estos pensamientos tan distintos que existen entre las personas que forman la relación, que terminan por mermar las finanzas de ambos.

Para que esto no suceda cuando se formaliza una relación en matrimonio, es recomendable dar los primeros pasos en la conversación acerca de cuál es la concepción que tienen del dinero. Para empezar, debes tener apertura de mente para escuchar a tu pareja y entender cómo ven y llevan sus finanzas. Luego, de ahí, resaltar los puntos en los que concuerdan y tratar de conjuntar o negociar aquellos en los que difieren. Buscar objetivos compartidos es la clave.

Además de encontrar las metas de ambos, es necesario que tengan “citas” frecuentes con sus finanzas. Deben ser honestos y específicos con sus objetivos en común, pero sobre todo, deben plantear el camino que ambos seguirán para lograrlos. Conforme avance el tiempo, deben monitorear si están logrando lo planeado o deben recomponer el rumbo.

Algunos expertos sugieren que, para evitar la infidelidad financiera, entre los dos decidan cuánta cantidad mensual puede tener cada persona para gastar libremente, sin culpa, dudas y resentimientos. Este ejercicio puede permitir que ambos gasten sin preocupación de que haya algún reclamo por parte de ninguno.

También una solución es la de mantener las finanzas de manera separada. Pero en este caso, deben tener claro quién va a pagar qué. Facturas, gastos y ahorros del hogar deben separarse en forma de que ambos estén de acuerdo, sea de manera equitativa o contemplando la capacidad de ingresos de cada uno. Lo importante aquí es que siempre cumplan con sus responsabilidades financieras de la casa.

Si el problema es considerado grave, ya sea por la falta de ingresos o el exceso de deudas, es válido buscar ayuda profesional. Existen asesores e incluso terapeutas financieros que pueden ayudarlos a resolver la infidelidad financiera en su relación. La Association for Financial Counseling and Planning Education tiene un portal donde puede buscar un asesor financiero acreditado (AFC). La Asociación de Terapia Financiera mantiene un directorio de terapeutas financieros.

También te puede interesar:

• Ten cuidado de comprometerte en matrimonio: las 4 conversaciones que toda pareja debe tener antes de casarse
• ¿Quieres comprar una casa con tu pareja pero no están casados? Ésta es la solución
• 7 señales sobre el estilo de vida de tu pareja que podrían afectar tus finanzas