Inflación en EE. UU.: Powell, presidente de la Fed, confirma ante el Senado la necesidad de aumento en las tasas de interés

Para el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, el incremento previsto de las tasas de interés para este 2022 controlarían la inflación al desacelerar el flujo de dinero, así lo sostuvo en su audiencia en el Senado de EE. UU.

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, tuvo una audiencia en el Senado de Estados Unidos, en busca de su segundo periodo en el organismo.
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, tuvo una audiencia en el Senado de Estados Unidos, en busca de su segundo periodo en el organismo.
Foto: Al Drago / Getty Images

Ya lo había adelantado hace un mes y este martes lo ratificó ante el Senado de Estados Unidos: Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal, tiene clara la directriz monetaria que debe prevalecer durante 2022 y reiteró que para combatir la inflación es necesario subir las tasas de interés de referencia del país.

Durante su audiencia de confirmación ante el Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado de EE. UU., el presidente de la Fed aseguró que la economía estadounidense es lo suficientemente saludable, aunque reforzó una declaración que hizo en diciembre, cuando pronosticó que el país requiere de una política monetaria más estricta, una reducción de las ayudas extraordinarias ejecutadas durante la pandemia y previó tres posibles subidas de las tasas de interés en todo el 2022, para revertir o por lo menos contener la alta inflación actual.

“A medida que avancemos este año… si las cosas se desarrollan como se espera, estaremos normalizando la política, lo que significa que terminaremos nuestras compras de activos en marzo, lo que significa que subiremos las tasas en el transcurso del año“, aseguró Powell a los miembros del comité. “En algún momento, tal vez a finales de este año, comenzaremos a permitir que el balance general se agote, y ese es sólo el camino para normalizar la política”.

La reunión en el pleno duró dos horas y media, donde aprovechó para resaltar el manejo de la economía que ha sostenido la Fed, organismo por el cual Powell espera estar al frente por segundo mandato consecutivo.

Algunos senadores republicanos agudizaron el debate al expresar su preocupación sobre si la Fed tenía claros sus objetivos de estabilidad de precios, pleno empleo y supervisión bancaria.

Curiosamente, aunque pareciera que Powell tiene el apoyo del presidente del comité, Sherrod Brown, demócrata por Ohio, y el senador de Pensilvania, Patrick Toomey, el republicano de mayor rango de esta junta, para aceptar la nominación del presidente Joe Biden, aún tiene opositores como la senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts, quien calificó al presidente de la Fed como “peligroso”, durante una audiencia el año pasado.

Como era lógico, el tema de la inflación estuvo presente en todo momento durante la charla. La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) acaba de confirmar este miércoles que el índice de precios al consumidor (CPI) alcanzó el 7% interanual en diciembre, luego de aumentar 0.5% en el mes. Este rápido incremento en 12 meses durante 2021 no se había visto desde 1982, hace ya 40 años.

Después de declarar el aumento “transitorio” durante gran parte de 2021, la Fed se ha centrado en la inflación y se espera que aumente las tasas tres o cuatro veces este año en incrementos de un cuarto de punto porcentual. La lógica es la siguiente: las tasas de interés más altas controlan la inflación al desacelerar el flujo de dinero, que ha estado corriendo rápidamente a través de la economía a medida que la Fed y el Congreso se han combinado para proporcionar un estímulo por valor de más de $10 billones de dólares.

“Si vemos que la inflación persiste en niveles altos por más tiempo de lo esperado, entonces si tenemos que aumentar más los intereses con el tiempo, lo haremos”, dijo Powell. “Usaremos nuestras herramientas para recuperar la inflación”.

Además de las subidas de tipos, la Fed también está reduciendo sus compras mensuales de bonos, que han sumado más de $4.5 billones de dólares a su balance desde los primeros días de la pandemia. Los funcionarios también han indicado que comenzarán a reducir el balance a finales de este año, muy probablemente al permitir que se agote un nivel determinado de ganancias cada mes, aunque la Fed también podría vender activos directamente.

Desde la perspectiva de Powell, estas medidas son un movimiento tras el entorno laboral sólido que existe en Estados Unidos, con una tasa de desempleo del 3.9% en diciembre.

“Lo que eso realmente nos dice es que la economía ya no necesita ni quiere las políticas altamente acomodaticias que hemos implementado para enfrentar la pandemia y sus consecuencias”, consideró Powell. “Realmente nos moveremos en el transcurso de este año hacia una política más cercana a lo normal. Pero es un largo camino hacia la normalidad desde donde estamos”.

También te puede interesar:

• Cómo la inflación ha cambiado -y debería cambiar- tus hábitos financieros
• Inflación en Estados Unidos: los estadounidenses tienen un 6.2% más deuda que hace un año
• I bonds: la estrategia de inversión que puede vencer la inflación para la clase media en EE. UU.