Inflación en Estados Unidos: el tiempo de entrega de insumos y productos a las empresas está más lento y eleva los precios

Un círculo vicioso de la inflación como lo es el tiempo de entrega de los proveedores hacia las tiendas y compañías que distribuyen los productos es un signo que debe revertirse para mejorar la economía del país

La transportación de mercancías, entre más tiempo tarden, más problemas en los precios se generan en todo Estados Unidos.
La transportación de mercancías, entre más tiempo tarden, más problemas en los precios se generan en todo Estados Unidos.
Foto: Ely Penner / Pixabay

No hay mayor muestra del potencial de la frase “time is money” (el tiempo es dinero) que una inflación, aunque ésta no sea la manera más grata de entenderlo. De hecho, se puede decir que la cantidad de tiempo que tardan los proveedores en entregar bienes a las empresas son una muestra confiable de que el país está cayendo en inflación. Lo explicamos.

Cuando la inflación se presenta en Estados Unidos, los tiempos de espera para que los proveedores envíen sus productos a las zonas de distribución suele estar correlacionado con este problema en el alza de precios y el poco poder adquisitivo. Cuánto más larga sea la espera de recepción, mayores signos de escasez y, por ende, de costos más caros.

Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal desde el 11 de agosto de 1987 hasta el 1 de febrero de 2006, llegó a explicar este fenómeno con mayor claridad durante sus tantos años de gestión, demostrando que el tiempo era uno de los principales indicadores inflacionarios en Estados Unidos.

“Cuando los plazos de entrega se alargan, normalmente vemos una aceleración del crecimiento de los precios”, señaló el economista Chris Williamson, jefe de negocios de IHS Markit, en un artículo de investigación publicado por la compañía.

Cuando las empresas venden muchos productos, la lógica indica que pedirán más a sus proveedores. Si los proveedores no pueden realizar las entregas de manera oportuna, las empresas tendrán menos productos para vender a los clientes más exigentes. De alguna manera, este fenómeno genera que las empresas tengan el apalancamiento oportunidad para subir los precios.

Además, si las tiendas no tienen exceso de inventario para descargar de productos, los clientes no encontrarán muchas ofertas en los contenedores de descuento como para realmente comprarlo.

Los tiempos de entrega de proveedores más prolongados en los últimos meses pueden estar vinculados a la pandemia de COVID-19, que provocó que las fábricas se quedaran inactivas y los trabajadores se quedaran en casa. La pandemia desencadenó otras interrupciones de gran alcance como la escasez global de chips que, entre otras cosas, generó también que productos como las nuevas consolas de videojuego Xbox Series y Play Station 5 fueran insuficientes para la alta demanda.

Por el momento, sólo queda esperar que los tiempos de entrega disminuyan, si no es así, algunos especialistas de IHS Markit sugieren que los datos de la inflación podrían aumentar.

También te puede interesar:

• Inflación en Estados Unidos: los consumidores se quejan de los precios, pero compran igual
• La lucha de Dollar Tree por mantener sus precios de un dólar pese a la inflación
• Inflación en Estados Unidos: Pepsi y General Mills suben precios para amortiguar las pérdidas de ganancia