¿La propuesta bipartidista ofrece el suficiente apoyo económico? Especialistas sugieren que es necesario más: por qué

Este nuevo plan de estímulo de menos de $1 billón de dólares no contempla un cheque de estímulo

Republicanos y demócratas del Congreso quieren avalar un paquete de estímulo antes de que culmine el año
Republicanos y demócratas del Congreso quieren avalar un paquete de estímulo antes de que culmine el año
Foto: Saul Loeb / Getty Images

El primer día de este mes, un grupo bipartidista del Congreso presentó un plan en busca de avalar un nuevo paquete de estímulo antes del 11 de diciembre. El líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, también tiene un paquete apoyado por la Casa Blanca. Ambos plantean un amplio recorte presupuestal donde ninguno contempla un segundo cheque de estímulo.

Antes de las elecciones, los demócratas de la Cámara de Representantes querían promulgar un paquete de más de $2 billones de dólares para ampliar el espectro de estímulo y enviar más cheques de $1,200 dólares, donde en algún momento incluso se pensó en los inmigrantes indocumentados. No prosperó.

Por su parte, el Senado con mayoría republicana ha dejado en claro que no piensa pasar a la Casa Blanca un proyecto que tenga un presupuesto mayor del $1 billón de dólares.

McConnell ha presentado un nuevo plan elaborado con la Casa Blanca con un presupuesto que ronda los $500 mil millones de dólares. La propuesta no incluye un nuevo cheque de estímulo como en la Ley CARES, pero tiene un mes adicional de beneficios de desempleo para la Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA) y la Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica (PEUC). Estos programas se eliminarían gradualmente durante dos meses, sin permitir nuevos solicitantes.

En contraparte, un grupo bipartidista de miembros de la Cámara y el Senado dieron a conocer este martes un nuevo plan de $908 mil millones de dólares, con una serie de medidas de alivio contra el COVID-19 donde no se contempla ningún cheque de estímulo directo. El objetivo es tener un nuevo paquete antes de que termine el año que esté a medio camino de lo que el Senado republicano y la Cámara demócrata han estado rechazando.

En este nuevo proyecto bipartidista se prevén cuatro semanas de beneficios de desempleo adicionales con un cheque reducido de $600 dólares (que buscaban los demócratas) por uno de $300 dólares semanales. También enviaría fondos estatales y locales por una suma de $160 mil millones de dólares que se pagarían a los trabajadores de primera línea. Estos apoyos buscan amortiguar lo que sería la ausencia de un cheque de $1,200 dólares, pero tratando de enviar algún tipo de recurso de urgencia a un grueso de la población.

¿Este proyecto de estímulo bipartidista es suficiente?

No es suficiente, pero en apariencia podría ser necesario.

El presidente electo Joe Biden señaló que esperaría un paquete de amplitud original de la Ley HEROES que es de $3.4 billones de dólares. Pero ante la necesidad de la gente, el próximo mandatario de EE.UU. piensa que “cualquier paquete aprobado en una sesión de pato cojo probablemente sea, en el mejor de los casos, sólo un comienzo”, según AS.

Un nuevo informe del Instituto de Política Económica recomienda que “el Congreso proporcione apoyo fiscal financiado con deuda de $2 billones de dólares entre ahora y mediados de 2022, y luego continúe con el apoyo del orden de $400 mil millones de dólares anuales entre entonces y fines de 2024, con la eliminación gradual de esta ayuda a partir de entonces”.

Con base en estas observaciones, un plan bipartidista podría ser un alivio momentáneo, aunque insuficiente, según estos especialistas. Lo importante podría ser avalar algo antes de que los pocos beneficios que quedan implementados en la Ley CARES expiren el próximo 31 de diciembre de 2020 sin ningún nuevo rescate financieros para millones de familias que no saben cómo podrían lidiar con sus problemas de dinero.

También te puede interesar: