Mercado inmobiliario en caída en EE.UU.: 3 secretos de inversionistas para que recuperes la esperanza si quieres comprarte una casa

Una caída en el mercado inmobiliario, como en cualquier tipo de inversión, genera temor entre la gente que pone su dinero ahí, pero hay algunos secretos que te ayudarían a motivarte y comenzar a invertir en una propiedad

Comprar casas de inversión podría ser una buena idea en una recesión, con sus respectivas reservas.
Comprar casas de inversión podría ser una buena idea en una recesión, con sus respectivas reservas.
Foto: Shutterstock

El contexto actual de alta inflación y las recientes subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal provoca que haya incertidumbre en dos aspectos: uno, si habrá recesión; y dos, como esto afecta al mercado de los bienes raíces. Hay personas o pequeñas empresas que buscaban invertir en casas durante este año, pero que se han detenido ante este panorama incierto. Pero lo curioso es que hay inversionistas inmobiliarios experimentados que no se desaniman y, por el contrario, continúan metiendo su dinero en propiedades.

Estados Unidos ha vivido en su historia dos momentos trascendentales ligados  recesión: la Gran Depresión de 1929 – que provocó la crisis del ’30- y la Gran Recesión de 2007. Mientras el primero involucró corridas bancarias ante caídas de la bolsa de valores; el segundo, en 2007, fue famoso por su burbuja inmobiliaria.

Aunque algunas personas temen que la posible recesión venidera sea similar, algunos expertos sugieren lo contrario y no creen que haya que estar tan asustado. Te dejamos tres secretos que leímos de expertos en el tema:

Secreto 1: el mercado inmobiliario siempre se recupera

Ningún mercado se queda abajo para siempre, menos el inmobiliario. Entendiendo a la recesión como un momento en el que el valor de las viviendas y la demanda disminuyen, el mercado inmobiliario se recupera eventualmente.

Durante la Gran Recesión, que se considera una de las peores caídas del mercado inmobiliario de la historia, el valor de las propiedades cayó un 37% en un período de seis años. Pero cinco años más tarde, el mercado de la vivienda había regresado a su punto máximo anterior a la recesión y continuó aumentando un 59% en valor durante los siguientes cinco años.

Salvo que te veas obligado a vender, la pérdida de valor de una propiedad durante una recesión no se siente. Lo recomendable es no meterla en el mercado hasta que el contexto se estabilice. Y para obtener ganancias, tal como lo harías en la bolsa de valores, lo mejor es tener un enfoque a largo plazo.

Secreto 2: ten un fondo de emergencia para cubrir los costos de tus propiedades de inversión para no venderlas si no las rentas

Cuando el mercado inmobiliario baja, también lo hace la demanda de alquiler. Las tarifas de la renta se reducen y hay más vacantes, lo que reduce considerablemente el flujo de caja. No así las responsabilidades financieras. Si estás en una hipoteca, tus mensualidades continúan. De ahí que muchos inversionistas vendan para librarse de problemas.

Aguanta. Si aún no estás pasando por esto, te recomendamos a ahorrar lo más que puedas en un fondo de emergencia que te permita mantenerte apalancado con la hipoteca, si es que las ganancias de la renta ya no la pagan. Como lo dijimos en el punto anterior, mantener tu inversión inmobiliaria a largo plazo, te permitirá disfrutar de los frutos.

Secreto 3: los mercados a la baja son oportunidades de compra

Como las inversiones en la bolsa de valores, los mercados de bienes raíces que se desploman son oportunidades de comprar barato. Cuando compras una casa a precio reducido, más oportunidades tienes de generar rendimientos y una mayor apreciación en el futuro.

Aquí hay una nota al pie: debes hacer números estimados sobre este punto, donde incluyas las tasas de interés que podrías pagar en estos momentos. Los precios de las viviendas continúan por las nubes, pero se espera se reduzcan en los próximos meses, no así las tasas de interés. Con esto queremos decir que si las tasas de interés se mantienen altas, por mucho que los precios se reduzcan, aun así podrías pagar más dinero del que ganarías en una posible venta futura, si pides una hipoteca.

También debes tomar en cuenta el potencial del mercado. Las comunicaciones que interconectan a la zona, los bienes y servicios cercanos, una buena ubicación brinda más potenciales de crecimiento, por lo que valdría la pena el riesgo. Te recomendamos ver el historial del mercado de la zona para saber a qué precio podrías aspirar en el futuro en comparación con el precio rebajado y si vale la pena la cantidad de intereses que podrías pagar.

También te puede interesar:

• Qué es mejor: comprar una casa con una hipoteca o en efectivo
Qué es el depósito de garantía y de qué te sirve al comprar una casa
• Qué es el método BRRRR que puede ayudarte a comprar casas de inversión