Los 5 requisitos principales para tener o un préstamo con garantía hipotecaria o una HELOC

Aunque hay detalles que cada prestamista pone en sus cláusulas, en lo general debes demostrar una buena capacidad de ingresos e historial crediticio para ser avalado

Los 5 requisitos principales para tener o un préstamo con garantía hipotecaria o una HELOC
Con un préstamo con garantía hipotecaria o una HELOC estás poniendo tu casa en manos del prestamista por una fuerte cantidad de dinero.
Foto: Gabby K / Pexels

Un préstamo con garantía hipotecaria o una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC), cada uno con sus propias características, son excelentes opciones para obtener dinero prestado a cuenta del valor de tu casa. Usualmente se utilizan cuando quieres hacer alguna remodelación al hogar, pero no tienes los recursos suficientes para llevarlo a cabo. Es tal su parecido, aunque funcionan de diferente manera, que los requisitos para solicitarlo suelen ser los mismos, pero pueden variar dependiendo del prestamista.

Tener capital suficiente en tu casa

Cuando tu casa aún no está liquidada porque sigues pagando una hipoteca, entonces debes asegurarte haber pagado por lo menos entre el 15% y el 20% del valor de tu vivienda para poder solicitar un préstamo o una HELOC por la propiedad.

El capital de tu casa y por el que podrías pedir prestado es la diferencia entre la cantidad que debes de tu hipoteca y el valor de mercado de la vivienda. Los prestamistas usan este número para calcular lo que se conoce como la relación préstamo-valor, o LTV, un factor que ayuda a determinar si calificas para un préstamo con garantía hipotecaria.

El LTV se calcula dividiendo el saldo actual de tu préstamo por el valor de tasación de tu casa. Por ejemplo, si el saldo de tu préstamo hipotecario es de $150,000 dólares y un tasador valora tu casa en $450,000 dólares, dividirías el saldo entre la tasación, dando como resultado 0.33 o 33%. Esta es tu relación LTV. Dado que tienes 33% de LTV, entonces has pagado 67% de tu casa, ése porcentaje sería el capital de tu vivienda.

Por lo regular puedes pedir prestado hasta una relación préstamo-valor combinada (CLTV) del 85%, lo que significa que la suma de tu hipoteca y tu préstamo no puede representar más de ese porcentaje del valor de la vivienda.

Tener un puntaje de crédito alrededor de los 600

Como cualquier otro tipo de préstamos o líneas de crédito, el prestamista revisará tu puntaje de crédito y vas a requerir uno bueno y confiable que ronde los 600.

Entre más alto sea tu puntaje de crédito, aseguras tener una tasa de interés más baja. El promedio por el que te pueden avalar cualquiera de las dos opciones con garantía hipotecaria es entre los 621 y 699. Un poco abajo de eso, corres el riesgo de que no sea aceptado, aunque existe la posibilidad de que te lo avalen con una tasa de interés elevada; arriba de eso, tendrás más opciones para recibir la mejor oferta de interés que más convenga a tus posibilidades.

Relación deuda-ingreso del 43% o menos

Tu relación deuda-ingreso o DTI es la tasa que tienes sobre saldos de otros préstamos o tarjetas de crédito en comparación con tus ingresos. No se puede dar un número determinado porque esto depende de tus ganancias y tu capacidad de crédito, pero a grandes rasgos los prestamistas no aceptarán una relación superior al 36%. En el mejor de los casos, habrá prestamistas que podrían ofrecerte un préstamo o HELOC hasta el 43% o el 50%, pero seguramente eso se verá reflejada en una tasa de interés más alta.

Toma en cuenta que si estás pagando una hipoteca, tu relación deuda-ingreso puede ser muy elevada, además de tus otros gastos, deudas de tarjetas de crédito y préstamos.

Buena capacidad de ingresos

Aunado al punto anterior, entre más ganancias tengas, incluso sin contemplar tanto tu relación de deuda-ingreso, más fácil podrás ser aceptado para un préstamo con garantía hipotecaria o una HELOC. Tu nivel de ingresos también puede determinar cuánto puedes pedir prestado.

Historial de pagos confiable

Bankrate señala que al decidir si emitir o no un préstamo, los prestamistas quieren asegurarse de no asumir demasiados riesgos. Una de las principales formas de hacerlo es evaluar el historial de pagos de los posibles prestatarios.

Si bien el historial de pagos se incluye en tu puntaje crediticio general, los prestamistas pueden mirar más de cerca para ver con qué frecuencia pagas tus facturas a tiempo. Si tienes un historial de pagos atrasados, los prestamistas pueden estar menos dispuestos a prestarte, incluso si tienes un puntaje crediticio decente. Esto se debe a que no quieren arriesgarse a perder dinero en caso de que no puedas pagar tus facturas.

Cada prestamista pone sus propios términos y condiciones, por lo que debes leer cualquier cláusula y estar atento. Sin embargo, si en lo general cumples con los puntos anteriores, en Solo Dinero estamos seguros de que va a ser más fácil que cualquier entidad financiera quiera aprobarte para un préstamo con garantía hipotecaria o una línea de crédito con garantía hipotecaria, HELOC.

También te puede interesar:

• ¿Es mejor solicitar un préstamo con garantía hipotecaria o una HELOC?
• Sácale provecho a tu casa este inicio de año: qué es una HELOC y cómo funciona
• ¿Qué es la hipoteca inversa? El préstamo con el que puedes obtener dinero en efectivo de tu prestamista