Los 6 mejores hábitos sobre cómo manejar tu dinero para que nunca te falte

Tu forma de gastar dinero puede ser la clave para mejorar tus finanzas más que tus ingresos

Los 6 mejores hábitos sobre cómo manejar tu dinero para que nunca te falte
Tratar de solventar un estilo de vida que no puedes costear es un mal hábito que debes cambiar de inmediato.
Foto: Freestocks / Unsplash

Millones son los estadounidenses que empiezan o terminan cada mes diciendo: nunca me alcanza. Y en muchas ocasiones nada tiene que ver con la cantidad del ingreso, sino con la forma en la que manejan el dinero. Para que cambies el chip por un “wow, para todo tengo”, te decimos los 6 mejores hábitos sobre cómo manejar tu dinero para que nunca te falte.

6. Automatiza tus pagos

Servicios, facturas, deudas, suscripciones o cuentas de ahorro, todos y cada uno de estos pagos deberás automatizarlos para que se realicen sin contratiempo ni preocupaciones. Sólo debes estar al pendiente de que en tu estado de cuenta se reflejen puntualmente o tener los fondos suficientes para hacerlos.

Si cuentas con un pago regular, sea semanal, quincenal o mensual, trata de agendarlos, por mucho, a los dos días posteriores de recibir tus ingresos, para que sean de lo primero que se cobren y no arriesgarte a quedarte sin fondos al final de tu salario.

5. Puedes fijar gastos a tu tarjeta de crédito

Es posible que no quieras deshacerte de tu tarjeta de crédito por ciertos beneficios que te conlleva tenerlas, en buena medida, las recompensas en puntos o en efectivo que te pueden dar por usarlas. Pero debes darles un uso más inteligente y consciente para que no te endeudes. Pagos fijos y forzosos como servicios públicos, suscripciones, pagos de renta o hipoteca puedes fijarlos a tu tarjeta de crédito y pagar tu factura puntualmente antes del corte de mes para evitar los intereses y mantener tus beneficios.

4. Haz una cuenta para compras especiales

Helen Holden, creadora de CountingCandles.com, un sitio web de planificación de fiestas de cumpleaños, sugiere ahorrar dinero cada mes para gastos como fiestas de cumpleaños, regalos, graduaciones, útiles escolares y vacaciones familiares. Tal como si fueran pagos seguros, son eventos que tenemos cada año, pero siempre nos sorprenden cada mes.

Si los planificas y revisas cuánto podrías gastar al año, suma el total, divídelo entre 12 y reparte el resultado en cada mes para apartarlo en una cuenta independiente, del que puedas retirar cuando lo necesites para estos fines.

3. Tu estilo de vida no puede superar tus ingresos

Cuando obtengas dinero extra por bonos de productividad, aumentos de salario e incluso reembolsos de impuestos evita gastar todo el dinero en productos y servicios que te brindan un estilo de vida que no podrás mantener. Por lo menos, toma la mitad de ese ingreso nuevo y llévalo a tus ahorros.

Asimismo, aunque asegures no vivir por encima de tus posibilidades, siempre busca maneras de reducir tus gastos. Por ejemplo, cuando vayas al supermercado, existen diferentes marcas de cualquier producto. Puedes revisar cuáles son los más económicos y que puedan cubrir las mismas necesidades. Y elimina todos los gastos hormiga que tengas (dulces, cigarrillos, café, almuerzos, entre otros).

2. Contempla tus impuestos en tu presupuesto

“Piensa en tus ingresos en términos de pago neto, la cantidad que se deposita en tu cuenta bancaria después de todas las deducciones. No se trata de cuánto ganas, sino de cuánto puedes quedarte”, mencionó a U.S. News Laura Lonie, contadora pública certificada y entrenadora en Buffalo, Nueva York. Ella ejemplifica claramente la importancia de contemplar los impuestos. Podrías ganar $90,000 dólares al año y pensar que siempre estás arruinado. Lonie sugiere que es posible que sólo obtengas $60,000 dólares después de deducciones y estés gastando $30,000 dólares más por no recordar tu pago de impuestos.

1. Lleva un diario de tu dinero

Este punto no sólo es para mantener firme un presupuesto, sino para identificar la toma de decisiones que te llevaron a gastar tu dinero. Tal como si fuera un diario personal donde explicas lo que sentiste en el día, hacer esto con tus finanzas te va a permitir saber hacia qué puntos emocionales debes prestar más atención para controlarlas y mejorar tus hábitos de consumo.

Finalmente, recuerda que estos consejos es para reforzar los objetivos de ahorro, planificación financiera, inversión y creación de presupuesto para mejorar tus finanzas personales.

También te puede interesar: