¿Podrías pagar menos en impuestos federales, estatales y locales al mudarte de estado?

Las reglas impositivas estatales y regionales varían según el lugar

¿Podrías pagar menos en impuestos federales, estatales y locales al mudarte de estado?
No sólo pagas los impuestos estatales, sino también hay imposiciones fiscales por el estado y localidad en la que vivas.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

El impuesto federal sobre la renta siempre adquiere mayor protagonismo cuando se habla sobre la declaración de impuestos, pero no es el único que paga un residente de los Estados Unidos al gobierno. De acuerdo con Tax Foundation, una organización independiente sin fines de lucro que realiza investigaciones sobre políticas fiscales, la mayoría de los estados tienen impuestos sobre la renta y existen casi 5,000 jurisdicciones tributarias en 17 estados que también tienen sus propios impuestos sobre la renta locales.

El gobierno federal utiliza un sistema fiscal progresivo, también conocido como impuesto sobre la renta gradual. Sus niveles impositivos actuales varían del 10% al 37% y estos son tipos impositivos marginales, eso significa que se pueden aplicar diferentes tasas a diferentes porciones de los ingresos de una persona, según U.S. News.

Para que quede más claro, en 2020, un solo contribuyente pagará un impuesto sobre la renta del 10% sobre hasta $9,875 dólares en ganancias. Luego, los ingresos de $9,876 a $40,125 dólares serán gravados con un 12% mientras que las ganancias de $40,126 a $85,525 estarán sujetas a un impuesto del 22%. Los niveles de la tasa del impuesto sobre la renta alcanzan un máximo de $518,401 dólares para un solo contribuyente. En ese punto, cualquier ingreso que exceda esa cantidad se grava con un 37%.

Pero a nivel estatal los impuestos generalmente se calculan de manera diferente uno de otro, por lo que es imposible generalizar sus características impositivas. Mientras que algunos estados basan sus impuestos en el ingreso bruto ajustado federal de una persona, otros hacen ajustes con sus propias deducciones y créditos. Además, algunos estados excluirán ciertos tipos de ingresos, como el Seguro Social o las pensiones del gobierno, de sus cálculos de impuestos.

Estados como Florida, Nevada y Texas no cobran impuesto estatal sobre la renta.

Los impuestos sobre la renta locales pueden ser evaluados por ciudades, condados, distritos escolares u otros municipios. La tasa impositiva generalmente ronda entre el 1% y 3%.

Una peculiaridad dependiendo de cada localidad es que hay lugares donde se pueden cobrar impuestos para residentes y no residentes. Para los que no viven ahí, pagan impuestos sobre la renta local sólo por el dinero ganado en ese municipio, mientras que los residentes pagan impuestos sobre todos los ingresos, independientemente de dónde se ganen.

Con este sustento, la pregunta del millón: ¿deberías mudarte para ahorrar dinero en impuestos?

En algunos lugares existen incentivos fiscales estatales para empresas y particulares que pueden incluir créditos de impuestos estatales sobre ingresos del trabajo, créditos de impuestos sobre la propiedad de una granja y deducciones por ahorros universitarios o primas de seguros de cuidado a largo plazo. Esos beneficios podrían no estar en el estado adyacente.

Aunque estar en un estado distinto al que trabajas o cambiar tu domicilio de residencia en uno distinto al que trabajas puede beneficiarte, tampoco es tan sencillo. Cada estado cuenta con sus propios requisitos de residencia para evitar que las personas evadan impuestos en su región.

Pero ojo, los gobiernos estatales y locales necesitan ingresos para pagar servicios públicos a como dé lugar, por lo que si es posible que adquieras beneficios en impuestos, tal vez los obtengan de otra manera, quizá con más impuestos a la propiedad o por las ventas.

También te puede interesar: