Por qué un cuarto cheque de estímulo es necesario: el análisis que surge con base en los datos del Censo 2020

La forma en la que los estadounidenses gastaron su tercer cheque de estímulo también muestran las necesidades que siguen padeciendo, según la encuesta

Por qué un cuarto cheque de estímulo es necesario: el análisis que surge con base en los datos del Censo 2020
La necesidad de los estadounidenses, en especial de la comunidad latina, ha superado a todos los cheques de estímulo durante esta pandemia.
Foto: Pixabay

A pesar de las dos rondas anteriores, el tercer pago de impacto económico del Plan de Rescate Estadounidense se sigue utilizando para solventar las necesidades básicas: comprar alimentos, pagar facturas y cubrir otras necesidades del hogar. Las familias de bajos ingresos, entre los que destacan los de la comunidad latina, siguen luchando día a día por llegar a fin de mes. Los resultados del Censo 2020 reflejan por qué es menester tener un cuarto cheque de estímulo. Aquí algunos resultados.

La mitad de las familias todavía tienen dificultades para cubrir los gastos domésticos habituales, incluidas aproximadamente las tres cuartas partes de las familias que ganan menos de $50,000 dólares, entre hogares afroamericanos y latinos. Muchas de estas familias ni siquiera han utilizado su cheque más que para cubrir lo esencial, mientras lo aprovechan para pagar deudas. Esto podría indicar que quieren salir de un agujero sobre gastos en el que se metieron durante el año pasado cuando esperaban acción gubernamental pronto. En pocas palabras, que los hogares de bajos ingresos paguen sus deudas por encima de sus necesidades básicas, es una señal de alerta y el rezago que han padecido en el último año.

“Los números muestran que los cheques de estímulo han sido la herramienta más poderosa que tiene el gobierno para ayudar a los estadounidenses a sobrevivir a esta crisis económica, y las familias de bajos ingresos todavía los necesitan desesperadamente para cubrir necesidades básicas como comestibles, alquiler y gasolina”, aseguró Adam Ruben, Director de Acción del Proyecto de Seguridad Económica. “Vemos que la mayoría de las familias gastan cheques en los gastos diarios y pagan las deudas contraídas durante los ocho meses entre cheques de estímulo, evidencia de que los cheques deben enviarse con regularidad, no solo cuando el Congreso se pone a trabajar“, sentenció.

Hace unas semanas, 21 senadores demócratas enviaron una carta al presidente Joe Biden para solicitar que contemple la posibilidad de no sólo enviar un cuarto cheque de estímulo, sino de dar pagos recurrentes a las personas que más lo necesitan. Sin embargo, el mandatario ha expuesto en diversas ocasiones que el gobierno de EE. UU., gracias a la vacunación, ya cuenta con otras prioridades.

Cómo las familias gastan sus cheques, según el Censo 2020

Entre otros datos, el Censo 2020 arrojó que el número de familias que luchan por satisfacer las necesidades básicas sigue siendo mucho mayor para las familias de bajos ingresos (74% de las familias con ingresos inferiores a $50,000 dólares frente al 27% de familias con ingresos superiores a $100,000 dólares). Al igual que en las dos primeras rondas de cheques directos, los destinatarios de los cheques de $1,400 dólares gastaron principalmente el dinero en alimentos, facturas de servicios públicos, artículos para el hogar y el pago de deudas, como tarjetas de crédito.

Las deudas están en el número uno en la lista de prioridades de las familias de bajos ingresos, por encima de los gastos básicos. Los hogares que ganan menos de $50,000 dólares, el 56% usa principalmente el cheque para pagar deudas, en comparación con el 49% de las familias que ganan entre $50,000 y $100,000 dólares y el 38% de las familias que ganan más de $100,000 dólares.

Aproximadamente 6 de cada 10 de los hogares latinos así como el de los afroamericanos pagaron en su mayoría deudas con sus cheques de $1,400 dólares, en comparación con menos de la mitad de los destinatarios blancos y asiáticos.

De acuerdo con el estudio, esto es preocupante porque a medida que la pandemia se ha alargado, se dispara el número de personas de bajos ingresos que utilizan los cheques para pagar sus deudas en vez de satisfacer sus necesidades básicas. Es decir, estas familias muy posiblemente están utilizando tarjetas de crédito para solventar sus necesidades, mientras que llegan los apoyos gubernamentales. Esto lo refuerzan los datos comparativos de cómo se gastaron los cheques conforme se avalaron:

• Cuando se envió la primera ronda de cheques de la Ley CARES de $1,200 dólares en abril de 2020, el 70% de las familias lo gastaron y sólo el 14% los usó para pagar deudas.

• Cuando se emitieron los cheques de $600 dólares en diciembre de 2020, tras ocho meses de largo debate en el Congreso y una necesidad en aumento, el pago más bajo que se ha dado hasta ahorita reflejó que el 22% de las familias lo gastaran, otro 26% lo ahorrara y poco más de la mitad lo ocuparan para saldar deudas. Las familias de bajos ingresos eran los más propensas con 60% de hogares que ganan menos de $50,000 dólares al año destinándolo a ese rubro.

• Para la última ronda de alivio, con el cheque de estímulo de $1,400 dólares, el más grande hasta el momento entregado, la tendencia se mantiene. En todo el espectro de ingresos, la mitad de los beneficiarios lo usaban para pagar deudas, pero las familias de ingresos más bajos tenían más probabilidades de pagar sus deudas. Los hogares que ganaban menos de $50,000 dólares, el 56% usó principalmente el cheque para pagar deudas, el 26% lo ahorró y el 18% lo gastó principalmente.

Esto pone en la mesa una realidad: las familias de bajos ingresos necesitan más cheques.

Las familias de bajos ingresos tienen dificultades para satisfacer sus necesidades básicas, casi tres veces más que las familias de altos ingresos. En los datos más recientes, el 74% de los hogares que ganan menos de $50,000 dólares reportaron dificultades para cubrir los gastos básicos durante la última semana, en comparación con el 27% de las familias que ganan más de $100,000 dólares.
Casi dos tercios de las familias que ganan menos de $100,000 dólares todavía tienen dificultades para cubrir los gastos domésticos habituales.

Entre estos grupos, las comunidades latinas son de las más afectadas. En los últimos 7 días, el 67% de las familias latinas tuvieron problemas para cubrir los gastos básicos, en comparación con el 44% de las familias blancas. Durante el mismo periodo, el 15% de las familias latinas con niños no tenían suficiente para comer, en comparación con el 6% de las familias blancas.

También te puede interesar:

• ¿Aún no te llega el tercer cheque de estímulo? Cómo puedes recibirlo si no tienes una dirección fija ni cuenta bancaria
• ¿Los pagos plus-up son un cuarto cheque de estímulo? La confusión que existe detrás de estos dos conceptos
• Cómo están gastando el dinero las personas que ya recibieron el tercer cheque de estímulo