Procter & Gamble, General Mills y Kimberly-Clark suben precios de cientos de productos básicos

Son cambios que ocurren porque es la manera en cómo las empresas están respondiendo al impacto del Covid-19. Las empresas buscan que los los consumidores paguen los incrementos que les han hecho los proveedores, ya que no pueden asumirlos más

Grandes compañías aumentarán los precios de sus productos básicos debido a que no pueden sortear más ciertos costos, luego de haber sufrido afectaciones por la pandemia del coronavirus.
Grandes compañías aumentarán los precios de sus productos básicos debido a que no pueden sortear más ciertos costos, luego de haber sufrido afectaciones por la pandemia del coronavirus.
Foto: Pexels

Varias compañías estadounidenses han anunciado que aumentarán los costos de productos tan básicos como el papel higiénico, los cereales y los pañales. La subida de precios ocurrirá desde junio y culminará hasta septiembre de este año, para estabilizarse y no volver más a los antiguos precios.

Una de esas empresas es Procter & Gamble. La compañía estadounidense mejor conocida como P&G le dará un espaldarazo a los consumidores al aumentar los precios de algunos de sus productos. Anunciaron que será para septiembre.

La multinacional estadounidense advirtió que el ajuste de los precios de estos productos es para compensar la inflación que le ha impactado a las materias primas que necesitan para la manufactura y fabricación de los productos de la marca Pampers y Tampax.

En la misma sintonía está la compañía General Mills, quien tiene planes parecidos a los de P&G: pretenden aumentar los costos de varias de sus marcas de cereales, debido al incremento que han sufrido los suministros que utilizan.

Misma historia sucede con Kimberly-Clark.

Según diversos analistas, quienes hicieron declaraciones para The New York Times, son cambios que, ocurren porque es la manera en cómo las empresas están respondiendo al impacto del Covid-19.

A decir de los especialistas, antes del coronavirus, los minoristas absorbían los aumentos en consecuencia de la inflación. Luego ocurrió el caos y se vino el desastre económico a nivel general.

Las empresas que actualmente sobreviven, porque muchas tuvieron que irse a la banca rota, están haciendo de todo por seguir adelante: los cambios en los hábitos de los consumidores, les resultaron un fuerte impacto.

Y es que los estadounidenses promedio, ante la crisis, dejaron de gastar en productos innecesarios y comenzaron a invertir solo en sus necesidades básicas, ante la incertidumbre y la pérdida de empleos.

Al inicio de la pandemia, llegó a haber desabasto debido a las compras de pánico de millones de personas. Luego, la especulación por el aumento de precios, le impactó también al consumidor y a su comportamiento de gasto.

Cuando la demanda se ha estabilizado, las compañías se encuentran en la posición de no poder encontrar un equilibro entre el precio de venta y los costos de producción.

La opción mediante la cual están tratando de salir a flote, según le dijeron los analistas a The New York Times, es hacer que los consumidores paguen los incrementos que les han hecho los proveedores, ya que no pueden asumirlos más.

¿Quiénes serán los mayores afectados de esta subida de precios?

Sin duda, los estadounidenses, pero mucho más, aquellos que se encuentra en el límite de los bajos ingresos.

***

También te puede interesar:

-Los mejores descuentos de último momento para el Día de las Madres
-Faltan conductores de camiones en Estados Unidos: la empresa SISU Energy de Texas está dispuesta a pagar $14,000 dólares por semana