Qué debes de saber antes de vender tus pagos por discapacidad

Cuando hay problemas económicos, siempre pensamos en las alternativas que tenemos a la mano para poder salir del embrollo

Persona con discapacidad.
Persona con discapacidad.
Foto: Wunderstock

Cuando hay problemas económicos, siempre pensamos en las alternativas que tenemos a la mano para poder salir del embrollo.

Una de ellas implica a las personas que tienen una discapacidad y que, ante la urgencia de necesitar dinero en efectivo, puede cruzarles por la mente vender sus pagos por esta condición.

Según la Comisión Federal de Comercio, actualmente hay empresas que buscan sacar provecho de las personas que tienen acuerdos estructurados por su discapacidad.

Estos acuerdos significan que recibes pagos con cierta regularidad que además son libres de impuestos, con el fin de que te ayuden a cubrir tus gastos mensuales de manutención.

Sin embargo, cuando ocurre una emergencia o un imprevisto te vuelves como carne para los buitres. Es aquí donde las empresas aparecen y te ofrecen que les vendas parte de ese acuerdo que lograste para tu discapacidad para que puedas obtener dinero de manera rápida.

De hecho, este proceso recibe el nombre de “factorización”, explica la Comisión Federal de Comercio en su sitio web.

¿Qué implica este proceso de “factorización”?

Lo principal es que te darán efectivo a cambio de firmar varios, sino es que todos tus pagos de liquidación por discapacidad por un período determinado de tiempo.

Al principio puede parecer que sacarás un beneficio, sin embargo, si con calma te pones a sumar el total de todos esos pagos, te darás cuenta que la cantidad en efectivo que te darán, resultará mucho menor.

Además de darte menos de lo que tu les darás, también te van a cobrar intereses, por lo que debes de estar claro en cuánto te cobrarán y la tasa.

¿Qué implicaciones tiene en el pago de impuestos?

La Comisión Federal de Comercio explica que al obtener un pago por una suma global puede colocarte en una categoría impositiva más alta. En cambio, si sigues recibiendo tus pagos por discapacidad, sin agenciarlos a un tercero, vas a recibir la cantidad libre de impuestos.

Recuerda que todo te lo deben de entregar por escrito, no aceptes acuerdos verbales. Incluso, si después te arrepientes y quieres cancelar la transacción, debes de estar al tanto de las políticas de la empresa con la que contrataste.

¿Qué dice la ley sobre este proceso?

Todos los estados del país, excepto Wisconsin y New Hampshire necesitan una aprobación judicial para llevar a cabo el proceso de “factorización”. Si un juez toma la decisión de que no es lo más conveniente, entonces no podrás hacer nada al respecto.

Antes de llegar a este extremo, consulta con un asesor, que podrá proporcionarte las mejores opciones de acuerdo a tu caso. Incluso, la Comisión Federal del Consumidor recomienda pedir un préstamo a una cooperativa antes de vender tus pagos por discapacidad.

Hay grupos de asesoría gratuita que pueden ayudarte a resolver este problema.

***

También puede interesarte:

-Cómo conseguir ayuda gratuita del IRS para hacer tu declaración de impuestos
-Cómo puedo obtener los beneficios por desempleo si me vuelven a despedir
-Chequea si la cantidad de impuestos que te retiene el IRS es correcta
-¿Qué cambios hizo el IRS para la declaración de impuestos de 2020?
-Qué significa el estado “no cobrable”, qué tiene que ver con los impuestos federales y quién puede calificar