¿Qué es la Ley de Veracidad en los Préstamos? La legislación que protege a los consumidores de prácticas crediticias abusivas

La Ley de Veracidad en los Préstamos (Truth in Lending Act, TILA) es el respaldo que tiene el consumidor ante cobros extraños por parte de su prestamista, entre otro tipo de abusos al consumidor

Esta ley te protege para que cuides tu dinero y no pagues de más por una tarjeta de crédito o un préstamo.
Esta ley te protege para que cuides tu dinero y no pagues de más por una tarjeta de crédito o un préstamo.
Foto: Pixabay

Si tienes una tarjeta de crédito o un préstamo hipotecario, ya estás protegido por la Ley de Veracidad en los Préstamos (Truth in Lending Act, TILA). Esta legislación tiene como objetivo primordial proteger a los consumidores de prácticas crediticias abusivas, además promueve el derecho al uso informado del crédito al consumo.

Con base en la TILA, es obligación de los acreedores brindar la información sobre los cargos financieros, las tasas de porcentaje anual y otros términos para ayudar a los consumidores a comprender el costo del crédito y que con base en esos datos tenga la oportunidad de compararlo con otros productos similares.

La también conocida como Regulación Z, se aplica a la mayoría de las transacciones de crédito abiertas y cerradas, según la Comisión Federal de Comercio (FTC). El crédito abierto, como las tarjetas de crédito, es el que te permite pedir prestado repetidamente siempre que lo pagues en tiempo y forma. El crédito cerrado se puede usar una vez y debe pagarse antes de una fecha específica. Los más comunes son las hipotecas, los préstamos personales o para automóviles.

En pocas palabras, TILA es la garantía de que los prestatarios recibirán toda la información sobre el crédito que están obteniendo y su costo, para evitar cobros sorpresa. Esto podría ser ilegal por parte del prestamista.

¿Desde cuándo se aplica la ley TILA?

La Ley de Veracidad en los Préstamos, TILA, se promulgó desde 1968 y entra en vigor cada que un consumidor abre una línea de crédito o solicita un préstamo. Pero no sólo obliga a que los acreedores brinden la información pertinente sobre los términos y las tarifas de sus productos, también estandarizó la forma en que se calculan y divulgan los costos de los préstamos para facilitar a los consumidores la comparación entre los prestamistas.

De hecho, TILA surgió debido al reconocido manejo de la “letra pequeña”. Este mito surgió a raíz de que los prestamistas solían brindar información engañosa sobre otra real que quedaba oculta en los contratos en una especia de “letra pequeña” inelegible. Además de que los consumidores solían ser más descuidados ante el desconocimiento de los términos y terminaban por firmar contratos que ni siquiera leían.

Con TILA se evitan este tipo de circunstancias, porque todos los costos del crédito están por escrito y deben quedar explicados antes de pedir prestado.

La FTC es la encargada de hacer cumplir la Ley de Veracidad en los Préstamos, exige que los prestatarios reciban divulgaciones por escrito sobre los términos de crédito importantes antes de que estén legalmente obligados a pagar. Las divulgaciones de TILA a menudo se proporcionan en contratos de préstamos, según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

Por ejemplo, cuando abres una hipoteca, todos los costos se establecen en la divulgación de cierre. Ahí debes enterarte sobre la tasa de interés anual, los cargos financieros, el calendario de pago, monto financiado, el importe total realizado en pagos, entre otros detalles. Asimismo es primordial la divulgación de cargos por pagos atrasados, aumentos en las tasas de interés (sí los hay), cargos y tarifas por servicios.

Otra disposición importante de la ley permite el derecho de rescisión. Esto les da a los prestatarios tres días para cancelar refinanciamientos y préstamos con garantía hipotecaria o líneas de crédito sin perder dinero. El derecho de rescisión no se aplica a las hipotecas una vez que se firman los documentos de cierre. Este derecho te da tiempo para cambiar de opinión y cancelar. La intención es ayudar a proteger a los prestatarios de las tácticas de alta presión de los prestamistas depredadores, según la Oficina del Contralor de la Moneda

TILA no cubre:

• Préstamos para estudiantes
• Préstamos de más de $25,000 dólares que no sean utilizados para vivienda
• Préstamos comerciales

¿Cuáles son las sanciones por violar la ley TILA?

Las violaciones de la Ley de Veracidad en los Préstamos pueden dar derecho a los consumidores a recibir una compensación. Las infracciones comunes incluyen cargos financieros no revelados y errores en las tasas de interés.

Lo recomendable es buscar el asesoramiento de un abogado con experiencia en protección al consumidor. Las indemnizaciones por infracciones oscilan entre $500 y $5,000 dólares.

Es importante que aquí quede estipulado que los cobros de tasas de interés extra se deban a un error y no a una omisión del consumidor. Para evitar cualquier molestia por un reclamo TILA, resuelve todas tus dudas antes de firmar cualquier contrato por una tarjeta de crédito o un préstamo. Siempre lee todos los términos antes de poner tu rúbrica en cualquier papel.

También te puede interesar:

• ¿Qué es el estatuto de limitaciones y por qué es importante que lo conozca un moroso?
• Las 7 violaciones más comunes que hace un cobrador de deudas y por los que podrías demandarlo
• Cómo solicitar una validación de deudas por escrito para que puedan cobrarte lo que debes