¿Qué es el estatuto de limitaciones y por qué es importante que lo conozca un moroso?

Esta información puede servirte de mucha ayuda para defenderte de los acreedores

El estatuto de limitaciones es una ley que establece el tiempo máximo para que cualquiera de los partes involucradas en un asunto, en este caso, una deuda impaga, pueda iniciar un proceso legal a partir de la fecha del presunto delito, sea civil o penal. Este periodo de tiempo varía de una jurisdicción a otra y para el caso de los morosos es importante conocerla porque podrían evitar ser demandados, aunque no significa que puedan evitar saldar sus responsabilidades financieras.

Cabe aclarar que el estatuto de limitaciones cambia dependiendo del estado y la naturaleza del delito. En su mayoría, esta reglamentación se aplica para casos civiles, como lo significa una deuda, aunque también se aplica para situaciones de acción penal.

Sólo por mencionar un ejemplo, en algunos estados, el plazo de prescripción de las reclamaciones por negligencia médica es de dos años, lo que significa que tienes sólo dos años para demandar por negligencia médica. Si pretendes comenzar un proceso legal después de este lapso, ya no podrías demandar por negligencia médica.

Para acotar, el estatuto de limitaciones también depende en buena medida de la gravedad del asunto. Por ejemplo, para delitos penales como los casos de asesinato, delitos sexuales a menores o violentos como secuestro o incendio premeditado no tienen un periodo máximo, por lo que no hay límite jurisdiccional para presentar una demanda y mostrar las pruebas de la misma.

De acuerdo con Investopedia, los estatutos de limitaciones también pueden aplicarse a la deuda de los consumidores porque los acreedores tienen una cantidad determinada de tiempo para cobrar la deuda. El estatuto de limitaciones sobre la deuda del consumidor depende de las leyes del estado en cuestión y del tipo de deuda. Pero al igual que cualquier otro tipo de legislación, los acreedores ya no pueden demandar para cobrar una deuda prescrita, pero eso no significa que el consumidor no deba el dinero. Realizar cualquier pago de una deuda prescrita puede reiniciar el tiempo en el plazo de prescripción.

Si eres una persona que debe algo de dinero a algún acreedor, puedes estirar la liga tanto como el estado te lo permita. Por ejemplo, si tu deuda llega a una agencia de cobranza y estos te llaman por teléfono frecuentemente, puedes realizar una carta para evitar que lo sigan haciendo. Sólo recuerda que ni parando las llamadas telefónicas ni superando el estatuto de limitaciones tu deuda deja de existir, seguirá y su afectación a tu puntaje de crédito permanecerá, dejándote aislado de muchos otros beneficios.

Te recomendamos que si vas a reiniciar los pagos de una deuda, debes estar en toda la disposición de concluirla, porque el plazo de prescripción se podría reiniciar. Pero vas a tener la oportunidad de volver a mejorar tu puntaje de crédito, aunque el hecho de tu deuda impaga y todo el historial desaparecerá a los 7 años de haber concluido los pagos de tu deuda.

También te puede interesar: