Una forma menos de que te molesten: Corte Suprema prohíbe este popular método para cobrar deudas

Ni los cobradores del gobierno federal están exentos de cumplir esta nueva disposición

Una forma menos de que te molesten: Corte Suprema prohíbe este popular método para cobrar deudas
Las agencias de cobranza suelen recurrir a las llamadas automatizadas para aumentar el grueso de su trabajo.
Foto: 3D Animation Production Company / Pixabay

Ahora los deudores que sufren de constantes y molestas llamadas telefónicas pueden tener un respiro, luego de que la Corte Suprema prohibió uno de los procedimientos más populares que hacen uso las agencias de cobranza.

Desde inicios de julio, la Corte Suprema confirmó la Ley de Protección al Consumidor Telefónico, que fue aprobada en 1991. Entre otros estatutos, la ley prohíbe las llamadas automáticas, es decir, aquellas llamadas realizadas con mensajes pregrabados, a teléfonos celulares sin el consentimiento del consumidor e impuso una multa de hasta $1,500 dólares por cualquier llamada o mensaje de texto realizado o enviado sin previo consentimiento expreso.

Para 2015, se agregó una excepción a la ley que permitía que los servicios de cobranza de deudas del gobierno utilizaran este recurso para cobrar dinero adeudado a las instancias federales como podrían ser impuestos o préstamos para estudiantes. Estos organismos podían usar llamadas telefónicas automáticas sin mayor problema.

Pero el actual tribunal de justicia anuló esta disposición, emparejando la legislación incluso para instancias gubernamentales. Ahora los cobradores de deudas de gobierno no pueden hacer uso de las llamadas telefónicas automáticas.

“Los estadounidenses discrepan apasionadamente sobre muchas cosas”, escribió el juez Brett Kavanaugh en la opinión del portal de la Suprema Corte. “Pero en gran medida están unidos en su desdén por las llamadas automáticas. El Gobierno Federal recibe una asombrosa cantidad de quejas sobre llamadas automáticas: 3,7 millones de quejas solo en 2019. Los Estados también reciben un aluvión constante de quejas”.

No hay que confundirse, la legislación aún permite las llamadas telefónicas como medio para que las agencias de cobranza puedan comunicarse con los deudores. Lo único que se regula son aquellas que se realizan con mensajes pregrabados. Pero si un cobrador entabla una conversación con la persona con la que se comunica, entonces está en toda regla.

Este fallo de la Suprema Corte “puede parecer un alivio para la gente, pero no significa que la deuda ya no se deba”, advirtió para grow Bruce McClary, vicepresidente de relaciones públicas y comunicaciones de la Fundación Nacional de Asesoramiento Crediticio.

Si quieres evitar las llamadas telefónicas de cualquier tipo, debes enviar una carta al domicilio de la agencia de cobranza solicitando detener este método de cobro. Si después de esta petición por escrito, continúan con las llamadas, podrías demandar por incumplimiento.

También te puede interesar: