Qué es la Regulación E de la Reserva Federal y cómo cuida tu dinero en una transferencia bancaria

Si llegas a ser víctima de robo de identidad de tu cuenta bancaria y detectas una transferencia electrónica no reconocida, la Regulación E se activa para protegerte de cualquier responsabilidad financiera

La Reserva Federal tiene la Regulación E para proteger el dinero de los consumidores de transferencias electrónicas no reconocidas.
La Reserva Federal tiene la Regulación E para proteger el dinero de los consumidores de transferencias electrónicas no reconocidas.
Foto: Shutterstock

La Regulación E es una de aquellas legislaciones silenciosas importantes que protegen tu dinero. En este caso, se ejecuta en cada transferencia bancaria que realizas, para confirmar que eres tú quien la hace y que no hayas sido víctima de robo de identidad. Para entenderlo mejor, te vamos a explicar su alcance en Estados Unidos.

La Regulación E es un reglamento creado por la Junta de la Reserva Federal (Fed) que describe las responsabilidades y obligaciones de las empresas y las personas que participan en las transferencias electrónicas de fondos o EFT. Esta regulación se implementa en la Ley de Transferencia Electrónica de Fondos, creada en 1978 por el Congreso de EE.UU., y que se ha actualizado con el tiempo para proteger a los consumidores que participan en este tipo de transacciones financieras.

En el acto, el Reglamento E protege a las personas que realizan transferencias electrónicas de fondos para que no sean responsables de transacciones no autorizadas o incorrectas hacia y desde sus cuentas bancarias, siempre que informen a su banco sobre la situación lo antes posible.

La Reserva Federal define una EFT como una transacción que una persona inicia a través de una terminal electrónica, teléfono, computadora o tarjeta de débito que acredita o debita la cuenta bancaria de un consumidor. Las EFT pueden incluir servicios como transferencias en cajeros automáticos, servicios de pago de facturas por teléfono, transacciones con tarjetas de débito en puntos de venta con minoristas y transferencias preautorizadas hacia o desde la cuenta bancaria de un consumidor.

En este sentido, la Regulación E limita la responsabilidad de un consumidor a $50 dólares en caso de que experimente un robo o una pérdida debido a una EFT no autorizada. Sin embargo, las personas que han experimentado una EFT no autorizada deben notificar a su banco, cooperativa de crédito u otra institución de depósito de manera oportuna, generalmente dentro de los 60 a 120 días, según la institución financiera; de lo contrario, pueden ser responsables por $500 dólares o una cantidad ilimitada.

Esta regulación protege las transacciones que afectan los fondos en las cuentas bancarias de los consumidores, lo que significa que no cubre las transacciones con tarjetas de crédito, cheques o transferencias de dinero. Si tiene un problema con el uso no autorizado o erróneo de su tarjeta de crédito, informe al emisor de su tarjeta de crédito.

También te puede interesar:

• Seguro contra robo de identidad: qué es, qué cubre y cuánto sale
• Cómo prevenir el robo de identidad para evitar deudas y desfalcos
• Cuál es la diferencia entre la transferencia bancaria y PayPal