Si alquilas un departamento, ¿realmente se necesita un seguro para inquilinos?

No debe confundirse con un seguro de vida o de la vivienda

Si alquilas un departamento, ¿realmente se necesita un seguro para inquilinos?
Necesitas conocer qué te cubre el seguro para inquilinos para saber si lo contratas o no.
Foto: George Becker / Pexels

Muchas personas piensan que al tener una vivienda de alquiler, generalmente un departamento, te libera de ciertas responsabilidades. Nada más equivocado. Cuando pagas una renta por vivir dentro de una casa, aunque ésta no sea tuya por escrituras, sí lo es por contrato y todo lo que suceda dentro de tu hogar alquilado es responsabilidad tuya y no del propietario. Así que vamos a desmenuzar qué tan conveniente o no es tener un seguro para inquilinos.

Una póliza de seguro para inquilinos es aquella que te brinda la confianza de que estás protegido sobre ciertos daños a la propiedad o al edificio mientras alquilas. Además, dependiendo de su cobertura, no sólo respalda a la vivienda sino a las personas y pertenencias dentro del departamento.

Los tres tipos de coberturas más comunes que suele brindar el seguro de inquilinos son:

Cobertura de propiedad personal

Esta cobertura se encarga de reparar o reemplazar tus pertenencias en caso de robo o daño. Incluye cosas como ropa, muebles, aparatos electrónicos, entre otros objetos. Como muchas de las pólizas, existe un límite sobre el valor de lo que está protegido, además de que tendrás que comprobar con documentación sobre la propiedad de tus artículos y la cantidad de lo que valían a la hora de hacer algún reclamo.

Eso sí, es conveniente que siempre revises también qué tipo de eventos desafortunados son de los que te protegen. Usualmente se encuentran daños por incendios o desastres naturales, aunque no siempre suelen estar incluidos los tornados, terremotos o huracanes. También hay pólizas que no te cubren contra robo, por lo que cada una de estas circunstancias debes negociarlas con tu agencia.

Cobertura de responsabilidad

Este es el tipo de cobertura que te protege de cualquier responsabilidad civil con las personas que estén en tu propiedad, sobre todo un tercero. Si por ejemplo, un huésped resbala y se rompe el brazo, este seguro te permitirá estar tranquilo de pagar su atención médica.

Cobertura adicional de gastos de vida

Suponiendo que tu vivienda sufre una daño grave o destrucción por el que se vuelve inhabitable, entonces esta cobertura entra en juego al permitirte pagar cosas como habitaciones de hotel, gasolina, comida o cualquier gasto adicional en el que incurras como consecuencia de tener que vivir en otro lugar mientras tu casa está en reparación.

Ahora bien, hay dos términos financieros que debes tener muy claros a la hora de contratar un seguro para inquilinos (o cualquier tipo de seguro):

  1. Primas. Es la cantidad de dinero que pagas cada que haya una factura de tu seguro. Digámoslo así, es lo que te cuesta contratarla. Ten en cuenta que una prima baja generalmente significa una cobertura más baja.
  2. Deducible. Es la cantidad de dinero que se resta de cualquier pago que proviene de tu seguro. Por ejemplo, si haces un reclamo de $5,000 dólares y tienes un deducible de $500 dólares, sólo recibirás $4,500 dólares. Cuánto mayor sea el deducible, menos es la prima. En otras palabras, esto podría significar que tengas que pagar más de tu bolsillo en una situación inesperada, como el robo o la destrucción de tu propiedad.

Sobre estas cantidades debes tener muy preciso qué es lo que cubre tu seguro. Es prácticamente un hecho que entre más pagues por tu póliza, más protegido estarás, aunque si no tienes claro cuál es el límite de tu cobertura, es posible que el valor de ciertas pertenencias se te escapen de estar protegidas, porque prácticamente cada plan tiene sus cifras establecidas por montos que pueden solventarte y no más allá de esos.

De acuerdo con The Simple Dollar, aunque algunos propietarios solicitan que sus arrendatarios cuenten con este tipo de seguros para poder ocupar la propiedad en renta, la ley no exige el seguro para inquilinos en ningún estado de EE.UU., por lo que en ningún del país estás obligado a tener una póliza simplemente para alquilar una propiedad.

¿Realmente necesitas del seguro de inquilinos?

Hay que ser claros, este tipo de seguro es de los que menos reclamaciones suelen tener, pero que más pueden protegerte de quedarte sin hogar o, sobre todo, de quedarte sin fondos por tratar de cubrir la afectación que un tercero pudiera haber tenido dentro de tu propiedad de alquiler.

Pueden pasar muchos años antes de presentar un reclamo, sin embargo, tenerlo siempre te brindará tranquilidad para cubrir ciertos eventos, mucho más si no cuentas con un fondo de emergencia.

Una gran ventaja a considerar es que el seguro para inquilinos es muy económico, con un promedio de alrededor de $15 dólares al mes, según The Simple Dollar. Esto se debe a que no se preocupar por proteger la estructura de la vivienda en sí, ya que ésta debería estar protegida por el propietario. Por el contrario, sólo se enfoca en tus posesiones y cualquier responsabilidad civil que pudieras enfrentar sobre alguna persona que se lastime dentro la vivienda.

Aunque es tu decisión contratar o no el seguro de inquilinos, nosotros consideramos que cualquier servicio o producto que sirva para proteger tus pertenencias y tus finanzas a largo plazo, considéralo como una inversión y no como un gasto. Si nos preguntas, nosotros te decimos que sí.

También te puede interesar: