Si tienes dificultades financieras y no puedes pagar tu hipoteca, cómo escribir una carta a tu prestamista

Los prestamistas suelen ser indulgentes con sus mejores clientes, por lo que si tienes problemas de dinero, podrías solicitar un ajuste temporal en tu hipoteca por medio de una carta de dificultades financieras

Carta de dificultades para una hipoteca

Si eres un prestatario al corriente de sus pagos y pasas por dificultades, los prestamistas pueden apoyarte. Crédito: Shutterstock

Pagar una hipoteca es una responsabilidad a largo plazo muy grande, especialmente por su duración usual que suele ser de 30 años, aunque hay opciones de menos tiempo. En todo ese periodo muchas cosas pueden pasar, incluidas las dificultades financieras. Porque nadie está exento de ellas, los prestamistas en Estados Unidos suelen ser indulgentes, más si has sido un prestatario cumplidor con tus pagos. Es por eso que te recomendamos desarrollar una carta si te encuentras en problemas de dinero y se te dificulta pagar tu préstamo.

Cualquiera de nosotros puede enfrentar una emergencia médica, una pérdida de trabajo o cualquier otra complicación monetaria. El problema puede tornarse aún más grave si cargas contigo el pago de una hipoteca. Una carta de dificultades financieras dirigida a tu prestamista puede ser un alivio a tu tensión del momento.

Una carta de dificultades financieras es un documento donde explicas a detalle el momento adverso de dinero que te impiden pagar tu hipoteca, tal y como está. En este escrito, solicitas un cambio de términos más favorables para tu situación financiera actual, buscando reducir tus pagos mensuales o, en el mejor de los casos, suspenderlos temporalmente por algunos meses, sin multas ni intereses de por medio.

El papel puede ser redactado de tu puño y letra o por otros medios tipográficos (máquina de escribir o computadora), sólo debe ser legible y debes incluir tu firma. Los hechos que describas deben ser reales, ya que si la compañía descubre un engaño, podría señalar el asunto como posible fraude hipotecario. Sé honesto, claro, conciso, no superes la página de extensión y muestra gratitud. También procura ser genuino, personaliza tu carta de tal manera que genere empatía en tu situación.

La estructura de tu carta de dificultades financieras puede variar, no obstante, aquí te compartimos una propuesta para que la desarrolles con mayor confianza:

Primer párrafo: posterior a hacer un saludo cordial al destinatario, explica los motivos por los cuales estás escribiendo la carta, ya sea debido a la pérdida del trabajo, una emergencia médica u otro asunto. Incluye tu desempeño en el préstamo hasta el momento y plantea el objetivo de tu solicitud, como una tasa de interés reducida o un pago mensual más bajo.

Segundo párrafo: muestra iniciativa y describe las acciones que estás tomando al respecto para resolver tus dificultades y mantener tus pagos. Puedes incluir aspectos que muestren tu voluntad por no fallar en tus pagos, como que estás ajustando tu presupuesto mensual o buscando un segundo trabajo. Lo importante de este párrafo es darle seguridad a tu acreedor de que trabajas para mejorar tu situación.

Tercer párrafo: detalla cómo estas acciones, sumadas a la indulgencia que el prestamista pudiera tener, ayudarán en el corto plazo a la normalización de tus pagos mensuales.

Cierre: concluye tu carta con gratitud por el tiempo de su atención. También señala que adjuntas documentación que respalda tu solicitud.

Es muy posible que el prestamista acceda a tu solicitud con un nuevo plan de pagos, diferirlos o incluso mejorar la tasa de interés, siempre y cuando hayas sido un cliente cumplido con tus pagos anteriores.

Por dificultad financiera se entiende como un evento extraordinario que impide que hagas tus pagos de la hipoteca. Dentro de estos asuntos desafiantes se pueden entrar cuestiones como:

• Un divorcio
• Una emergencia médica
• La pérdida de un empleo o reducción de ingresos

La carta debe incluir documentación oficial que sustente la dificultad financiera, para que el prestamista analice de mejor manera tu caso.

El cambio de términos no te exime de tu responsabilidad hipotecaria. Es posible que la indulgencia que te brinde la compañía sea temporal y de unos cuantos meses. De no cumplir con tu hipoteca posterior al plazo de perdón determinado por tu prestamista, podrías perder tu casa en una ejecución hipotecaria.

También te puede interesar:

Cuáles son los beneficios de pagar tu hipoteca a la quincena y cómo configurarla
Qué es una hipoteca de “sólo interés” para comprar una casa en EE.UU.
Freddie Mac pronostica que las tasas de interés hipotecario en EE.UU. se mantendrán a niveles históricamente altos en 2023

En esta nota

hipotecas

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain