4 maneras en las que una recesión podría beneficiar tus finanzas

Aunque la recesión no es tan positiva, también depende del cristal con que se mire, porque podrías adquirir grandes aprendizajes sobre el dinero para aprovecharlos durante toda tu vida

Muchos expertos consideran que Estados Unidos podría caer en recesión pronto.
Muchos expertos consideran que Estados Unidos podría caer en recesión pronto.
Foto: Shutterstock

Cuando uno lee la palabra “recesión” de inmediato se nos vienen puras desgracias a la mente, aunque incluso ni siquiera sepamos qué es. Algo similar sucede con la inflación. Y si bien tampoco es que sean indicios de una economía sana y pujante, tampoco son lo peor. De hecho, en el caso de la recesión, encontramos 4 maneras en las que podría beneficiar tus finanzas.

Entre las características de una recesión se encuentra la pérdida de empleos, la reducción de ingresos, la disminución del poder adquisitivo, la bajada de precios de las casas y las acciones. Pero no todo es adverso, aquí te cuento puntos en los que te podrías beneficiar del entorno complicado.

1. A algunas empresas les va bien

Bufetes de abogados, la industria de los dulces, los bares y los abarrotes son sólo algunas de las industrias que mejoran durante una recesión. Por ejemplo, un abogado se hace necesario para llevar el proceso de una empresa que se declara en bancarrota. Asimismo, tienen bastante trabajo los centros de mantenimiento, ya que con menos dinero, más gente prefiere mandar a arreglar sus aparatos que comprar alguno nuevo.

En cuanto a los dulces, curiosamente durante la Gran Recesión entre 2007 y 2009, las ganancias de Cadbury aumentaron un 30% y Nestlé reportó un aumento de ganancias de casi el 11%.

2. Mayor eficiencia

Una recesión es una excelente oportunidad para mejorar los procesos y sistemas de una empresa para maximizar los recursos que se tienen con mayor eficiencia. Al haber poco dinero, reducen sus gastos generales y si quieren mantenerse a flote durante este periodo, deben saber hacer más con menos.

3. Mejor administración

Así como un alto nivel de empleo lleva a las empresas a subir sus precios, un alto desempleo las lleva a bajar los precios para mover bienes y servicios. Las personas con ingresos fijos y aquellos que mantienen la mayor parte de su dinero en efectivo pueden beneficiarse de nuevos precios más bajos.

De hecho, este fenómeno es a lo contrario de la inflación. Claro, todos queremos ganar muy bien, pero precisamente cuando en una economía suben los salarios, como es evidente, las personas gastan más, aumenta la demanda de productos y estos suben de precio.

4. Cambia nuestra forma de ver el dinero

Cuando el tiempo lo permite, es increíble sentir que ganas bien y que te alcanza para todo lo que deseas; pero los momentos de recesión son una excelente oportunidad para tener mayor conciencia del valor del dinero. Si la aprovechas, puedes aprender a vivir por debajo de tus posibilidades, potenciándolas para cuando todo mejore.

También te puede interesar:

• Recesión económica: cuáles son las señales de advertencia
• Recesión económica en EE.UU.: cómo le afectaría al ciudadano promedio
• Cómo afectaría la recesión en EE.UU. a la gente con ingresos más bajos