5 cuestiones de dinero que debes contemplar antes de aceptar un trabajo remoto

Trabajar desde casa es muy cómodo, no lo vamos a negar, sin embargo, podrías perder muchos beneficios que podrían ser un punto en contra para el dinero de tu bolsillo

Trabajar desde casa podría generarte otros gastos y pérdida de ingresos.
Trabajar desde casa podría generarte otros gastos y pérdida de ingresos.
Foto: Shutterstock

Después del covid, el mundo laboral no es como antes. Muchas características han cambiado en Estados Unidos, especialmente el lugar donde pueden desarrollarse algunas actividades. Eso es el trabajo remoto. Y ahora que vemos la luz al final del túnel de la pandemia, aunque aún no termina, muchos trabajadores desean mantener la comodidad de trabajar desde casa o buscar un nuevo empleo que lo ofrezca. Pero antes de aceptar cualquier trabajo remoto, hay por lo menos 5 consideraciones en torno al dinero que debes contemplar.

1. Salario

Todos trabajamos por un ingreso monetario y el salario varía por diferentes razones. Hablando del trabajo remoto, esto podría significar una reducción de sueldo. Antes de acercarte a solicitar trabajar desde casa o buscar algún otro empleo que pudiera ofrecerlo, debes preguntar si eso tendrá algún efecto en tu ingreso.

Expertos han señalado que es normal esperar una reducción de sueldo mayor si vives en una área con un costo de vida más bajo de donde esté establecida la empresa. El problema llega cuando vives en una zona con altos costos de vida y trabajas para una empresa que no puede ajustar tus ganancias a lo que necesitas para solventar tu estilo de vida.

2. Impuestos

Hablando de mudanzas y de vivir en un estado distinto al que se encuentra tu empleo, esto podría tener repercusiones fiscales contraproducentes para ti. Debes averiguar si tienes que pagar impuestos donde vives, si lo debes presentar en el estado donde se encuentra la empresa o una combinación de ambos.

Tampoco es para que te dé un infarto. Hay estados que ofrecen un crédito fiscal para este tipo de trabajadores. Lo mejor sería acercarte con un profesional que te asesore y sepa explicarte cuáles son tus obligaciones y los beneficios fiscales a los que puedes acceder.

3. Gastos de oficina

Las oficinas de la empresa ya cuentan con todo el equipo que van a proporcionar a sus empleados, no obstante, quienes vayan a trabajar en remoto no deben dar por hecho que su empleador les va a proporcionar todas las herramientas para su trabajo en casa. Antes de aceptar cualquier propuesta remota, debes resolver todas las dudas en torno a este tema: ¿te proporcionarán el equipo de cómputo? ¿Reembolsarán tus gastos en mobiliario? ¿Te pagarán el internet?

4. Cobertura de salud

En teoría, si la empresa para la que trabajas ofrece un plan de salud, deberías poder inscribirte sin importar donde vivas, siempre y cuando residas en alguna parte de Estados Unidos. Pero aun cuando estés inscrito, podrías no estar conforme con las opciones del plan de la compañía. Lo mejor sería preguntar si hay la posibilidad de que te ofrezcan un estipendio de seguro médico para que puedas elegir el tuyo. Eso sí, un estipendio generalmente está sujeto a impuestos, así que debes investigarlo y tenerlo en cuenta para sopesar los gastos antes de decidir pagarlos de tu bolsillo.

5. Pérdida de otros beneficios

Por ejemplo, si la empresa ofrece un reembolso en los costos de transporte, podrías perdértelo. Podrías negociar la pérdida de estos beneficios por algún otro que pueda equipararse, pero nada te garantiza que lo obtengas.

También te puede interesar:

• 5 empresas que ofrecen trabajo remoto a tiempo parcial en EE.UU.
• Trabajo remoto: las ciudades que todavía pagan $10,000 dólares por mudarte ahí
• 5 trabajos remotos que no requieren un título universitario de 4 años en Estados Unidos