5 maneras de reducir los costos de cualquiera de tus seguros

Tu casa, tu automóvil y tu vida valen tener un seguro, pero también es válido que pagues lo justo

Cualquier seguro absorbe en buena medida el presupuesto de las personas, pero hay maneras de reducirlo
Cualquier seguro absorbe en buena medida el presupuesto de las personas, pero hay maneras de reducirlo
Foto: Craig Whitehead / Wunderstock

Dependiendo de la fecha de tu contrato y la forma en la que lo pagas, un seguro suele ser costoso de solventar, pero necesario. Sea un seguro de vida, para auto o para la vivienda pareciera que gastas más dinero en tu prima mensual o anual, sin ver alguna retribución. Sólo toma en cuenta que te va a ayudar en los momentos más complicados. Para animarte a contratar aquél que más necesites, te vamos a decir 5 maneras de reducir los costos de cualquiera de tus seguros y así no se te va a ser complicado solventarlo.

1. Sé un cliente de bajo riesgo

Los seguros son productos para minimizar el riesgo. Sí tú les demuestras que eres un cliente de bajo riesgo, seguramente te van a ofrecer alguna oferta atractiva. Por ejemplo, en los seguros para la vivienda, si integras alarmas, luz externa, cámaras de seguridad o cualquier aditamento que minimice el peligro, entonces las primas pueden bajar. En un automóvil, una buena prueba de conducir y en un seguro de vida, bajar de peso o dejar de fumar pueden causar el mismo efecto.

2. Haz un paquete de seguros

U.S. News asegura que muchas empresas reducirían sus primas si les compras más de una póliza. Si tienes automóvil, una vivienda y quieres probar un seguro de vida, sería bueno que fueran de la misma compañía. Pero antes de hacerlo debes confirmar que todas las cláusulas te satisfagan, porque hay seguros con cobertura limitada que podrían no convenirte en el llegado caso de un siniestro.

3. Cambia a una prima anual

La mayoría de las aseguradoras reducirán una cantidad modesta, pero descuento al fin y al cabo, si realizas un pago anual de tu póliza en vez de una prima mensual. Aunque no parezca mucho, podrías ahorrar hasta $60 dólares al año. También puedes reducir tu prima si aumentas el pago de tu deducible, sin embargo, eso significa que vas a cobrar poco seguro cuando lo necesites.

4. Ser leal es barato

Si cambias de seguro cada año, lo único que provocas es reiniciar tu historial de cliente de bajo riesgo cada que comienzas con una nueva compañía. Cuando te mantienes con la misma empresa sin tener reclamos, las aseguradoras te recompensan por ser un beneficiario precavido. Aunque sí existen aumentos en sus productos, para personas que ya tienen un seguro es más fácil que se reduzca su factura a que incremente.

5. Compara precios, si es necesario

Tal como lo acabamos de mencionar, si por cuestiones ajenas a ti, tu seguro aumentó de precio, limitaron tu cobertura y reducir los costos no es opción, es momento de revisar otro tipo de compañías. En CoverHound puedes comparar ofertas de seguros. Pero jamás te quedes sin seguro, es decir, no canceles una póliza antes de tener otra.

Es importante que seas precavido en elegir a tu seguro, uno muy barato podría no tener una cobertura amplia, necesaria para ti o posiblemente tendrías muchos problemas para hacer un reclamo, lo que a la postre podrías haber hecho pagos por algo que jamás valió la pena.

También te puede interesar: