Autos que pierden más valor en menos tiempo; los de lujo son la peor inversión

Los precios altos de los autos nuevos y usados, como efecto secundario de la pandemia, llegaron para quedarse por lo que los consumidores deben poner más atención que nunca a la hora de decidir qué modelo comprar, ya que algunos pierden más valor en menos tiempo

Maserati Quattroporte Trofeo MY22

El Maserati Quattroporte es el modelo que pierde más valor en cinco años: 64.5% o $90,588 dólares. Foto: Maserati.  Crédito: Cortesía

Primero las buenas noticias. Todos los autos – nuevos o usados – mantuvieron su valor en 2023 en comparación con 2019, como resultado de las limitaciones de producción tras los problemas de la cadena de suministro dejados por la pandemia del COVID, las huelgas y otros factores.

Según datos del sitio de análisis de mercado iSeeCars.com, que revisó los precios de más de 1.1 millones de vehículos vendidos entre noviembre de 2022 y octubre de 2023, antes de la pandemia, el auto promedio perdía alrededor del 50% de su valor en cinco años, contra 38.8% en la actualidad.

Como en todo, existen grandes diferencias.

Por ejemplo, no todos los autos usados conservan el mismo valor: las camionetas (pick up) y los híbridos encabezan los segmentos de los modelos que retienen más valor y los y los eléctricos en los peores.

Los híbridos tienen una ventaja de casi 12 puntos porcentuales sobre los vehículos eléctricos en términos de retención de valor, lo que se traduce en miles de dólares de mayor valor de mercado después de cinco años.

En el No. 1 de la lista de modelos con mejor valor residual está el Porsche 911 coupé, que según los datos de iSeecars.com sólo pierde el 9,3 por ciento de su valor después de cinco años, lo que crea una demanda increíblemente fuerte de este deportivo en el mercado de segunda mano.

Otros tres Porsche, junto con seis Toyota, cuatro Subaru y tres Chervolet, reflejan la demanda constante de los consumidores de autos deportivos, SUV pequeños y autos económicos de bajo consumo de combustible.

El aumento en el precio de los autos usados en los últimos años impulsó a muchos compradores hacia estos modelos más pequeños y de menor precio.

“Varios coches deportivos se encuentran entre los mejores vehículos que mantienen su valor, incluidos cuatro de los 10 mejores modelos”, dijo Karl Brauer, analista ejecutivo de iSeecars.com. “Vimos un aumento en la demanda de autos ‘divertidos’ durante los cierres pandémicos, y la demanda de ellos sigue siendo fuerte en el mundo pospandémico”.

Hasta ahí las buenas noticias.

Modelos con la peor depreciación en cinco años

Aunque muchos consumidores podrían pensar lo contrario, los autos de lujo siempre se deprecian más rápido que los modelos convencionales, y los últimos datos de iSeecars.com, lo confirman, con un promedio de 48.1% en valor después de cinco años. Una gran diferencia cuando se compara con el promedio de la industria del 38.8% y del 36.8% para los automóviles que no son de lujo.

Los peores casos se ven entre los sedanes de lujo como el Maserati Quattroporte (-64.5% o $90,588 dólares ) y los SUV de lujo como el Cadillac Escalade ESV (-58.5% o $63,885 dólares).

“Los compradores que quieran conservar sus vehículos durante mucho tiempo no deberían preocuparse demasiado por estas tasas de depreciación”, afirmó Brauer. “Pero si cambias a un vehículo nuevo cada pocos años y esos vehículos son sedanes o SUV de lujo, estás perdiendo mucho dinero”.

La desventaja de los eléctricos

Los autos eléctricos todavía son relativamente nuevos en el mercado, lo que limita la capacidad de realizar un seguimiento de su depreciación a cinco años, pero todos los modelos eléctricos analizados en el estudio de iSeecars.com han estado en producción durante al menos cinco años y han perdido más valor que el promedio del 38.8%, en comparación con el resto de los autos usados.

Brauer explicó que esta tendencia negativa continuará hasta que los vehículos eléctricos no requieran grandes incentivos para venderse y los consumidores ganen confianza en sus costos de propiedad a largo plazo.

Quizá por eso, el valor residual de los híbridos – una transición menos radical de la gasolina a la electricidad -, ha mejorado casi 20 puntos porcentuales en los últimos 4 años, pasando del 56.7% en 2019 al 37.4% actual. Esto se debe a una combinación de precios más altos del combustible y una mayor familiaridad con la tecnología, que ha ampliado el mercado y aumentado la demanda de vehículos híbridos.

“La extensa historia de Toyota con los modelos híbridos ha establecido una sólida base de clientes, aunque Honda y Hyundai también están ganando seguidores híbridos”, explicó Brauer.

Como grupo, las camionetas pickupu mantienen su valor mejor que cualquier otro tipo de vehículo. El modelo pickupu promedio pierde sólo el 34.8% de su valor después de cinco años, lo que refleja tanto la durabilidad a largo plazo como la demanda constante del mercado de estos modelos.

“Las camionetas medianas mantienen su valor mejor que los modelos de tamaño grande”, dijo Brauer. “Los modelos como la Colorado, Frontier y Tacoma se han vuelto tan capaces en los últimos años que pueden reemplazar una camioneta de tamaño completo para muchos compradores y, al mismo tiempo, seguir siendo mucho más fáciles (y más baratas) de conducir, estacionar y operar”.

Mejores y peores SUVs

Los SUV siguen siendo el tipo de vehículo más dominante en el mercado automovilístico actual por su combinación de altura de manejo elevada, espacio cómodo para pasajeros y capacidad de carga práctica los convierte en opciones populares, pero no todos los SUV se deprecian por igual.

Los modelos más pequeños tienen la ventaja, con una depreciación promedio en cinco años del 38%, mientras que los modelos medianos pierden el 42.9% y los SUV grandes pierden el 51.9% de su valor.

“A medida que los SUV crecen, su compra y combustible se vuelven más caros”, dijo Brauer. “Los SUV grandes pueden ser necesarios para los compradores que requieren capacidad adicional de pasajeros y carga, pero cuando los SUV pasan de ser nuevos a usados, el mercado claramente favorece los modelos más pequeños y con mayor eficiencia de combustible”.

En conclusión, la decisión sobre la compra o lease de un auto nuevo o usado, se debe analizar a fondo para evitar perder más dinero de lo necesario, porque aunque no todos los consumidores lo reconocen, un auto nuevo es una de las peores inversiones posibles. |Garantizado!

***

También te puede interesar:

En esta nota

Autos nuevos Autos usados valor residual

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain