Cómo es el programa de asistencia alimentaria adicional que Joe Biden firmó antes que el tercer cheque de estímulo

Es la segunda orden ejecutiva que el presidente Joe Biden firma para combatir el hambre en Estados Unidos a causa de la pandemia de coronavirus y sin necesidad de un tercer cheque de estímulo

Cómo es el programa de asistencia alimentaria adicional que Joe Biden firmó antes que el tercer cheque de estímulo
La nueva orden ejecutiva firmada por Joe Biden brindaría más comida a comedores comunitarios provenientes de restaurantes y organizaciones sin fines de lucro.
Foto: Wunderstock

En los primeros días de febrero, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva que tiene el objetivo de que los restaurantes se asocien con las ciudades y organizaciones sin fines de lucro para brindar asistencia alimentaria. La meta es poder aportar los alimentos suficientes a las familias que pasan por dificultades financieras a causa del COVID-19.

En la orden ejecutiva que Biden firmó el martes 02 de febrero, se ordena a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) que cubra el 100% del costo a los estados y localidades para que puedan asociarse con restaurantes y organizaciones sin fines de lucro que pueda encargarse de preparar alimentos para comedores de beneficencia y despensas de alimentos para distribuir en sus territorios.

Este proyecto salido desde la Casa Blanca, básicamente, ejecutó la Ley de Empoderamiento de Entregas Esenciales (FEED) que desde julio de 2020 se había planteado dentro del Congreso. Además de que la Ley FEED bipartidista se tomó en cuenta dentro de la propuesta del tercer paquete de estímulo de $1.9 billones de dólares del presidente, pero no fue necesario esperarse a que se avale para que el mandatario le diera prioridad a su promulgación sin la necesidad de ninguna votación en la Cámara de Representantes ni en el Senado.

Algo que hace esta orden ejecutiva como una de las más beneficiosas en el poco tiempo que lleva el mandatario es que se encamina en ayudar a dos sectores productivos y sociales del país: los millones de familias con problemas de empobrecimiento y alimentación así como el apoyo para que los restaurantes permanezcan abiertos, mantengan trabajos y puedan solventar sus pagos de salarios e insumos para sobrevivir a la pandemia y al mismo tiempo preparen las comidas a los más necesitados.

“Esto presenta todos los recursos del gobierno para ayudar a abordar esta hambre nacional”, dijo Mónica Gonzales, directora de defensa federal de No Kid Hungry, a CNBC. Al aprobar la orden ejecutiva, Gonzales asegura que significa que las organizaciones sin fines de lucro, los restaurantes y las comunidades locales no tienen que esperar para ver si el programa “languidecería en el limbo legislativo”.

Casi 24 millones de estadounidenses, alrededor del 11%, a veces o con frecuencia no obtienen lo suficiente para comer durante la semana, según la última encuesta de la Oficina del Censo realizada a mediados de enero. Eso es un aumento significativo del análisis prepandémico que estimó que alrededor de 8.5 millones de estadounidenses pasaron hambre en algún momento de 2019, según el Centro de Prioridades de Presupuesto y Política.

Esta orden ejecutiva se visualiza como un complemente al proyecto que Biden busca avalar para extender el aumento del 15% en los beneficios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) hasta septiembre de 2021. Esta actualización se estima que rescataría a 40 millones de estadounidenses fuera del hambre.

Previo a esta orden ejecutiva, Biden firmó una serie de disposiciones desde su primer día de trabajo en la Casa Blanca donde también se amplían los beneficios de la tarjeta EBT (Electronic Benefit Transfer) pandémica a bebés y niños pequeños menores de 6 años que anteriormente no fueron elegibles. Biden también está impulsando una inversión de $3 mil millones dólares en el Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC), así como otros $ 1 mil millones que se destinarán a territorios de EE. UU. para ayudar a financiar asistencia nutricional adicional.

Todas estas órdenes ejecutivas tienen el común denominador de liberar a Estados Unidos del hambre que la pandemia de coronavirus ha provocado en la sociedad. Además, es muy posible que en los próximos días el Congreso comience a discutir seriamente la promulgación de un tercer cheque de estímulo, donde las personas se podrían ver beneficiadas con un pago de $1,400 dólares que, junto con las disposiciones ejecutivas ya avaladas, les permitiría ocupar el dinero satisfaciendo otras necesidades primordiales más allá de la alimentación.

También te puede interesar:

• 5 cosas que debes saber antes de aplicar para los cupones de alimentos (SNAP)
• Cómo es la orden ejecutiva de Joe Biden que amplía beneficios de la tarjeta EBT a niños pequeños
• Lo que no puedes comprar con SNAP a pesar de que sean alimentos