Encontró 62 curriculums en la basura, los repartió y logró conseguirle empleo a 14 personas

Aunque la buena hazaña de Kaká ocurrió durante el 2019, es que hasta ahora se vuelve muy conocida en los medios de comunicación y revienta en las redes sociales. Una historia y un ejemplo a seguir para muchos

La historia de conseguir trabajo a 14 personas cuyos curriculums estaban en la basura, le ha dado la vuelta al mundo y Kaká D'Ávila es el protagonista.
La historia de conseguir trabajo a 14 personas cuyos curriculums estaban en la basura, le ha dado la vuelta al mundo y Kaká D'Ávila es el protagonista.
Foto: Pexels

Kaká D’Avila es un joven brasileño que se ha ganado el corazón no solo de su país, sino de las redes sociales de todo el mundo. Su historia se ha vuelto viral y es que no ha sido cosa menor: desempeñaba un día normal de trabajo cuando encontró en la basura algo que le pareció inusual: 62 currículums ahí botados.

El concejal de la ciudad de Porto Alegre, en Brasil, decidió entonces poner manos a la obra: en lugar de tirarlos de manera definitiva, hizo algo mucho mejor. Optó por repartirlos entre los comercios locales cercanos. Su buena acción tendría una recompensa, logró acomodar en un nuevo empleo a 14 de esas personas.

Aunque la buena hazaña de Kaká ocurrió durante el 2019, es que hasta ahora se vuelve muy conocida en los medios de comunicación y revienta en las redes sociales.

“Si estás pasando por un momento difícil, NO PIERDAS TU FE, ¡TODO SERÁ BIEN!”, publicó Kaká en su cuenta de Instagram, a donde ya le llueven miles de seguidores.

Pero la buena obra de Kaká no se quedó solo en distribuir los curriculums. La realidad es que también reescribió varios de ellos, ya que se dio cuenta que algunos estaban demasiado dañados como para leerse con claridad.

“¡Reuní cada currículum arrugado y los rehice todos! Y para valorar cada uno de ellos, creé este ‘Currículum joyero’. Y así es como voy a las empresas para distribuir estos currículums. ¡Algunos incluso han sido contratados!”, añadió Kaká en entrevistas con medios locales.

Para Kaká, quien ha contado su historia, es muy triste que los reclutadores de personal tiren así como si nada los curriculums a la basura, ya que no solo habían rechazado las aspiraciones de los trabajadores, sino que además habían expuesto sus datos personales como direcciones y números de teléfono, una apuesta que podría tener consecuencias peligrosas para cada uno.

La historia de Kaká ha sorprendido a todos. Es muestra que, con bondad y ganas, las cosas pueden llegar a buenos términos. También su caso es muestra de cómo hay discriminación e indiferencia en el mundo laboral.

Los reclutadores suelen recibir una tal cantidad de curriculums que las posibilidades de que puedan ver a todos los candidatos es mínima, por lo que la mayoría queda en el olvido.

Hoy por hoy, el consejo de Kaká es respetar cada vida y pide a quienes tengan la oportunidad de hacer lo mismo, que no se queden de brazos cruzados y lo hagan sin pensarlo.

***

También te puede interesar:

-El verano está a punto de comenzar y hay escasez de salvavidas: puedes ganar hasta $30 dólares por hora