Impuestos 2021: 6 verdades que no te van a gustar sobre la temporada fiscal

Falta exactamente un mes para que termine la temporada fiscal, y en este contexto, te decimos algunas implicaciones que seguramente no sabías pero que te afectará a la hora de presentar tus impuestos

Una de esas verdades es que los empleados no pueden acceder a la deducción de oficina en casa.
Una de esas verdades es que los empleados no pueden acceder a la deducción de oficina en casa.
Foto: Shutterstock

La temporada de impuestos 2021 se ha ido como agua y prácticamente queda exactamente un mes para que el Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) la dé por terminada. La fecha límite para enviar tus formularios y pagar tus impuestos se vence el próximo 18 de abril.

La situación fiscal de muchos es distinta a lo que era antes de que la pandemia del Covid-19 cayera en Estados Unidos, así que independientemente de los cambios que cada persona haya experimentando, en Solo Dinero te vamos a decir algunas verdades de esta temporada de impuestos, que no te va a gustar leer, pero que a su vez, es necesario que sepas y entiendas.

1.- No puedes reclamar la deducción de oficina en casa si eres empleado

Mucho se ha hablado que puedes hacer ciertas deducciones si usas un espacio, en concreto, de tu casa, y la destinas para labores de oficina, una deducción que suele ser muy atractiva para millones de estadounidenses que por la pandemia han tenido que hacer home office. Sin embargo, la realidad es que si eres empleado, no puedes apelar a ella. Ésta aplica únicamente para aquellas personas que se manejen como empleados independientes.

“Por lo tanto, todos los servicios públicos, suministros, Internet y teléfono de tu hogar no son deducibles. Esto es un duro golpe, ya que muchos empleados asumieron que se beneficiarían de trabajar desde casa, pero en realidad, en algunos casos, es más costoso para ellos con el aumento de las facturas de servicios públicos. Recomiendo para 2022, pedir a los empleadores una asignación para cubrir los gastos de oficina en casa”, dijo a GoBanking Rates, Wendy Barlin, contadora pública certificada y propietaria de About Profit.

2.- Tener un empleo secundario puede aumentar tu tarifa de impuestos a pagar

“El más difícil siempre es el de los trabajadores temporales que obtienen 1099 o las personas que inician un pequeño negocio secundario”, dijo Barlin. “Sí, pueden deducir todo tipo de gastos de estos ingresos, como la oficina en casa, la gasolina, las comidas, los suministros de oficina y el teléfono, pero incluso después de deducir todos los gastos, también pagan impuestos federales y estatales sobre sus ingresos netos”.

Entonces, además deben hacerse cargo de pagar por su propia Seguridad Social, y de su seguro médico, así como su respectivo pago de impuestos estatales y federales,  lo que elevará de manera importante la factura a pagar.

3.- Las leyes fiscales son menos favorables para los empleados

“El peor tipo de ingreso que puedes obtener desde una perspectiva fiscal es un salario”, dijo Sharon Winsmith, abogada fiscal y propietaria deImpuesto Winsmith, en una entrevista con GoBanking Rates.

“Esto se debe a que los salarios están gravados con las tasas más altas y no puedes deducir nada de tu salario. Por otro lado, los ingresos de las empresas están gravados a una tasa más favorable, suponiendo que todo esté estructurado correctamente, y puedes reducir tu base imponible en deducciones atribuibles al funcionamiento de su negocio”, añadió a GoBanking Rates.

4.- Cambiarte de país no te exentará de pagar de impuestos

Si eres ciudadano estadounidense, entonces no te vas a librar de reportarle tus impuestos al Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés). “Incluso si vives en un país extranjero por el resto de tu vida, el IRS requiere que presentes una declaración de impuestos. El único otro país con esta regla es Eritrea [en el noroeste de África]”. “Puedes renunciar a tu ciudadanía para eludir esa regla, pero Estados Unidos no te permitirá renunciar a menos que hayas cumplido con las leyes fiscales durante los últimos cinco años, explica Kari Brummond, preparadora de impuestos deTaxCure, en entrevista con GoBanking Rates.

5.- Si tus ingresos son muy elevados, puedes tener que pagar impuestos del Seguro Social

La cantidad que pagas de tus ingresos y que destinas al Seguro Social depende de los llamados ingresos provisionales, los cuales se calculan tomando tu ingreso bruto ajustado (AGI, por sus siglas en inglés), más el 50% de tus beneficios del Seguro Social más otras fuentes externas al pago de impuestos. Si la combinación de todos estos resulta ser alta, las posibilidades de que comiences a pagar más impuestos por el Seguro Social, también se elevan.

Si este ingreso provisional es menor a los $32,000 dólares, no tienes que pagar impuestos sobre tu seguridad social, pero, si supera los $44,000, hasta el 85% de tu seguridad social puede estar sujeto a impuestos.

6.- Las extensiones no te dan más tiempo para pagar

Lo único que ganas es más tiempo para presentar tus formularios y anexar otros documentos, pero tus impuestos deben quedar liquidados a más tardar el 18 de abril del 2022.

***

También te puede interesar:

-Precio de la gasolina: qué estados quieren pausar los impuestos para dar un alivio a los conductores
-Impuestos 2021: a qué hora actualiza el IRS el estado de los reembolsos