Las 4 acciones en torno a los impuestos para financiar el plan de presupuesto de $3.5 billones de dólares de Joe Biden

Los demócratas buscan que el paquete presupuestario del presidente Joe Biden se apruebe en el Congreso antes del 31 de octubre

El presidente Joe Biden sigue promoviendo su Build Back Better, aunque hay asuntos fiscales que no convencen a los legisladores.
El presidente Joe Biden sigue promoviendo su Build Back Better, aunque hay asuntos fiscales que no convencen a los legisladores.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

El plan de gastos de $3.5 billones de dólares del presidente Joe Biden, actualmente en discusión en el Congreso, ha generado mucha controversia entre los legisladores demócratas y republicanos. Como cada año, el plan de reconciliación es el presupuesto que la administración solicita se libere para desarrollar los diversos programas de infraestructura de Estados Unidos. El centro del debate se encuentra en 4 acciones en torno a los impuestos que a los diplomáticos opositores no los tiene muy convencidos, y a uno que otro demócrata.

El pasado martes 19 de octubre, el presidente acordó con los legisladores reducir el precio de los $3.5 billones de dólares a entre $1.75 y $1.9 billones de dólares. Pero muchas de las iniciativas fiscales propuestas para solventar el paquete se mantendrían, por lo que incluso legisladores demócratas, como la senadora por Arizona, Kyrsten Sinema, no quieren aumentos impuestos para las corporaciones  y las personas con altos ingresos.

Ése es sólo un punto, mismo que explicaremos con detenimiento, al igual que los otros tres.

1. Impuesto mínimo a las corporaciones

El presidente Biden busca que las corporaciones de cualquier ámbito tengan un impuesto mínimo obligatorio a pagar del 15%. La administración argumenta que así se garantiza que las principales empresas no eviten pagar sus obligaciones fiscales.

“Algunas de las corporaciones más grandes de Estados Unidos no pagan literalmente nada en impuestos sobre la renta”, aseguró este viernes la secretaria de prensa Jen Psaki. “Cincuenta y cinco de las empresas más grandes pagan tasas más bajas que las familias asalariadas. Podemos detener eso imponiendo un impuesto mínimo del 15%, un impuesto corporativo mínimo para asegurarnos de que las grandes corporaciones paguen su parte justa”.

En el paquete original de $3.5 billones de dólares la tasa de impuestos corporativa propuesta era del 28%, pero la reducción es su medio para la aprobación.

2. Impuesto mínimo global

El presidente y los legisladores están buscando un impuesto mínimo global para evitar que las empresas renuncien al pago de impuestos utilizando cuentas en el extranjero, según la secretaria de prensa de la Casa Blanca.

“El presidente cree – [y] algunos otros miembros del Congreso creen – que debemos dejar de recompensar a las empresas que deslocalizan las ganancias y los empleos estadounidenses”, mencionó Psaki en la conferencia de prensa de la Casa Blanca. “Eso ayudará a que Estados Unidos sea más competitivo y pondrá fin a la carrera hacia el fondo”.

La propuesta de un impuesto del 15% es una tasa impositiva que al menos 136 países han acordado aplicar para evitar que las grandes corporaciones eludan impuestos.

Más del 90% de la economía mundial, incluido EE. UU., han acordado apuntar a empresas que evaden las obligaciones fiscales en su país de origen al trasladar las ganancias a países con impuestos bajos, como las Islas Caimán y las Bermudas, una práctica que le cuesta a nuestro país miles de millones de dólares cada año, según el  Departamento del Tesoro.

3. Reformar las imposiciones de Medicare

Todos los que obtienen ingresos en los EE. UU. están sujetos a un impuesto sobre la nómina del 1.45% para los gastos de Medicare, pero las ganancias de capital no están sujetas al mismo impuesto. Las corporaciones aprovechan huecos impositivos para no pagar sus aportaciones al Medicare.

Los fondos de cobertura y los administradores de capital privado pueden reflejar las ganancias obtenidas por sus servicios como ganancias de capital al considerar los fondos como “intereses contabilizados”, por lo que no están obligados a pagar los impuestos sobre la nómina de Medicare cada año. Las ganancias de capital requieren un impuesto del 15% sobre las ganancias, lo que significa que los esquemas de inversión evitan pagar el impuesto sobre la renta corporativo completo que, bajo el expresidente Trump, se redujo del 35% al ​​21%.

“También podemos cerrar las lagunas para los estadounidenses de altos ingresos, incluida una laguna que permite a algunos contribuyentes, como los administradores de fondos de cobertura, escapar de un impuesto al Medicare que se aplica a todos los ingresos de alto nivel”, señaló Psaki el viernes.

4. Monitoreo de cuentas bancarias

Actualmente, existe una propuesta en el Congreso, con respaldo demócrata, para exigir que los bancos informen anualmente sobre cualquier transacción que supera los $10,000 dólares. Esta medida es una forma de prevenir la evasión de impuestos, aunque ha generado controversia debido a que son las instituciones financieras las responsables de entregar la información de las cuentas de sus clientes al Servicio de Impuestos Internos (IRS).

“Podemos tomar medidas enérgicas contra los estafadores fiscales adinerados que se aprovechan de cada contribuyente honesto e invertir en la aplicación de la ley para evitar que el 1% evada $160 mil millones de dólares en impuestos por año, algo que los secretarios del Tesoro, republicanos y demócratas, han expresado apoyo y sienten esto es una parte importante de la propuesta”, concluyó Psaki.

Algunos conservadores en el Congreso se han opuesto a esta iniciativa con el argumento de que es una invasión a la privacidad.

También te puede interesar:

• Medicare: comienza la inscripción a los diferentes planes del programa del 15 de octubre al 7 de diciembre
• Senado aprueba plan presupuestal de 3.5 billones de dólares: cómo ayudará a las familias de inmigrantes
• Licencia familiar paga en Estados Unidos: qué estados ofrecen una por ley y sus beneficios