Mandato de vacunación contra COVID: un juez federal lo bloquea para los trabajadores de la salud

Un juez federal de Luisiana bloqueó el mandato del presidente Joe Biden que exigía la vacunación con por lo menos una dosis antes del 5 de diciembre

De acuerdo con la fiscalía general, el mandato del presidente Joe Biden viola la Décima Enmienda y es inconstitucional.
De acuerdo con la fiscalía general, el mandato del presidente Joe Biden viola la Décima Enmienda y es inconstitucional.
Foto: Tingey Injury Law Firm / Unsplash

Este martes, un juez federal en Luisiana emitió una orden judicial preliminar que bloquea el mandato nacional de vacunación contra Covid-19 efectuada por el presidente Joe Biden para los trabajadores de la salud de Estados Unidos. La fuerza laboral de este sector ahora no tendrán que inmunizarse para cumplir una regla presidencial que intraba en vigor la próxima semana.

La orden judicial, emitida por el juez Terry A. Doughty en el Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito Oeste de Luisiana, se produce después de que un tribunal federal de Missouri emitiera una orden separada el lunes bloqueando temporalmente el mandato de vacunación de la administración para los trabajadores de la salud en 10 estados.

Según la Fiscalía General, aunque la regla está bloqueada, el gobierno no puede obligar a los trabajadores de la salud a vacunarse.

“Otro mandato de vacuna de Biden ha sido detenido en seco por el tribunal”, sentenció el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, en un comunicado. “El imperio de la ley debe prevalecer. Continuaremos esta lucha hasta que ningún residente de Carolina del Sur tenga que elegir entre la vacuna y su trabajo”.

Carolina del Sur es uno de los 14 estados que demandan para detener la regla de vacunación, argumentando que el presidente Biden no tiene la autoridad para el mandato porque, entre otras cosas, viola la Décima Enmienda, que reserva a los estados o al pueblo cualquier poder que no sea expresamente entregado al gobierno federal, dijo la oficina del fiscal general.

A principios de noviembre, el presidente Joe Biden anunciaba un mandato de vacunación donde se obliga el uso de mascarilla y por lo menos una vacuna contra Covid-19 para todos los trabajadores en el sector de la salud que debía cumplirse antes del 5 de diciembre de 2022 y tener el esquema completo antes del 4 de enero. Este último requisito también tendrían que cumplirla las empresas privadas de EE. UU. con 100 trabajadores o más, o que por lo menos produjeran resultados negativos en pruebas semanas de Covid-19.

A pesar de este bloqueo por el juez Doughty, los hospitales y los empleadores privados aún pueden requerir vacunas por su cuenta. Según la encuesta de Willis Towers Watson, los empleadores planean exigir vacunas, pruebas de Covid-19 y máscaras para proteger a sus empleados cuando regresen a sus sitios de trabajoaunque 1 de cada 3 de los encuestados tema que esto provoque que su fuerza laboral renuncie.

De acuerdo con la Oficina del Fiscal General, el mandato señala diversos problemas legales como “que el mandato excede la autoridad de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid; viola la prohibición de la Ley del Seguro Social sobre las regulaciones que controlan la selección y permanencia de los trabajadores de la salud; es arbitrario y caprichoso: viola la Cláusula de Gastos; viola la doctrina anti-comandancia; y es inconstitucional porque viola la Décima Enmienda”.

También te puede interesar:

• Covid: 6 formas en que no estar vacunado afecta tu bolsillo
• Vacuna contra Covid-19: estados que ofrecen incentivos económicos para que los niños se vacunen
• COVID: 1 de cada 3 empleadores en Estados Unidos eliminan candidatos si no es claro que están vacunados