Quién califica para la deducción del educador en EE.UU. y cómo deducir hasta $300 dólares en tu próxima declaración de impuestos

El Servicio de Impuestos Internos (IRS) recordó a todo el grupo de educadores que sus deducciones aumentaron este 2022 hasta $300 dólares por la compra de los materiales que ocupen en su aula

Los maestros que realicen gastos en la compra de materiales que utilicen en el aula podrán deducirlos en su próxima declaración de impuestos.
Los maestros que realicen gastos en la compra de materiales que utilicen en el aula podrán deducirlos en su próxima declaración de impuestos.
Foto: Shutterstock

Como cada año que inicia el ciclo escolar, se presentan algunas oportunidades fiscales tanto para padres de familias como para la planta docente. La labor que hacen los profesores de enseñar a los niños y jóvenes de Estados Unidos es loable y por ello, como una forma de retribuir lo que hacen, el gobierno federal les permite deducir hasta $300 dólares en su próxima declaración de impuestos.

El Servicio de Impuestos Internos (IRS) recordó a los contribuyentes que se dedican a ser educadores que pueden deducir hasta $300 dólares en gastos reembolsables del salón de clases para el próximo ciclo escolar 2022 cuando presenten su declaración de impuestos federal sobre los ingresos el próximo año.

Además, es una muy buena noticia, ya que por primera vez se incrementó el límite anual de la deducción de gastos de educación especial. Desde 2002, que se promulgó este beneficio fiscal, hasta el 2021, el límite fue de $250 dólares por año. Y no sólo eso, los aumentos serán paulatinos de $50 dólares por año en función de los ajustes por inflación.

Para 2022, un educador elegible puede deducir hasta $300 de gastos elegibles. Si estás casado y presentan una declaración conjunta con otro educador elegible, el límite aumenta a $600.

Los educadores pueden reclamar esta deducción, incluso si toman la deducción estándar. Por educadores se contemplan a cualquier contribuyente que sea maestro, instructor, consejero, director o ayudante de jardín de infantes hasta grado 12 en una escuela durante al menos 900 horas durante el año escolar. Tanto los educadores de escuelas públicas como los de escuelas privadas califican.

Entre los artículos que los educadores pueden deducir el costo no reembolsado se encuentran:

• Libros y otros materiales usados en el salón de clases.
• Equipos, incluidos equipos informáticos, software y servicios.

Materiales de protección contra el COVID-19 para detener la propagación de la enfermedad en el salón de clases. Estos incluyen mascarillas, desinfectante para usar contra el COVID-19, jabón para las manos, desinfectante para las manos, guantes desechables, cinta adhesiva, pintura o tiza para orientar el distanciamiento social, barreras físicas como plexiglás transparente, purificadores de aire y otros artículos recomendados por los Centros para Control y Prevención de Enfermedades.

Cursos de desarrollo profesional relacionados con el plan de estudios que enseñan o con los estudiantes a los que enseñan.

Sobre este último punto, el IRS recomendó que ese tipo de gastos puede ser más beneficioso reclamar como crédito de aprendizaje de por vida.

Los gastos calificados no incluyen el costo de la educación en el hogar o los suministros no deportivos para cursos de salud o educación física. Es recomendable que guardes los recibos, cheques cancelados y otra documentación para poder comprobar tus gastos relacionados con la educación y pueda calcularse la deducción pertinente.

También te puede interesar:

• Los maestros, los profesionales más estresados de la pandemia
• ¿Buscas empleo como maestro? Cuánto ganan en diferentes estados de EE.UU.
• Una ola de maestros renunciaron en 2021, pero ahora son contratados en empresas privadas, revela estudio