Sácale provecho a tu tarjeta de crédito: los 5 consejos básicos para tener un mejor control de tu deuda

Aunque utilizar las tarjetas de crédito generan muchas ventajas financieras, es importante que sepas cómo utilizarlas para sacarles el mayor provecho y que las deudas no se coman tu presupuesto

La tarjeta de crédito es una excelente herramienta que impulsan las finanzas personales, sólo si eres consciente en su uso.
La tarjeta de crédito es una excelente herramienta que impulsan las finanzas personales, sólo si eres consciente en su uso.
Foto: Wunderstock

Muchas personas le temen a las tarjetas de crédito cuando en realidad lo que deberían tenerle es un respeto. Las tarjetas de crédito son una herramienta que permiten el crecimiento financiero y mejoran la calidad de vida de las personas cuando las saben utilizar. Es por ello que queremos ayudarte a tener un mejor control de tu deuda con estos 5 consejos básicos.

Cuando adquieres una tarjeta de crédito siempre corres el riesgo de endeudarte, eso es una realidad. Según estadísticas de CardHub, el hogar estadounidense promedio tiene alrededor de $7,200 dólares en deuda de tarjetas de crédito. Por ello es importante conocer algunos detalles estratégicos que te permitirían estar fuera de ese grupo.

1. Paga la totalidad de tu factura cada mes

Aunque usar una tarjeta de crédito para realizar compras que pudieran superar tu presupuesto es común y no es un gran daño, lo malo es cuando el gasto supera tus posibilidades y no puedes siquiera pagar tus facturas. Esto genera que obtengas altos intereses cada mes y comiences a rezagarte.

Si quieres evitarlo, debes utilizar las tarjetas de crédito en casos extraordinarios y contemplando que el total de tu factura la puedas liquidar antes de cada mes para evitar que se generen intereses en tus compras.

2. Pon límites en el uso de la tarjeta de crédito

Recuerda que tener una tarjeta de crédito no es tener más dinero, sino solicitar un préstamo. Debe ser un complemento de tu presupuesto, algo que lo pueda impulsar sólo cuando lo necesitas y no limitar.

Muchas personas cometen el error de comprar cualquier cosa con su tarjeta de crédito, como si tuvieran dinero en efectivo ilimitado, sin ser conscientes de que todo pago con el plástico, en realidad es dinero prestado, que no es suyo y del que, si no tienen un verdadero control, pagarán intereses. Es tal la equivocación que son las pequeñas cosas, el café diario de $5 dólares, el aperitivo de $10 dólares y cualquier otra cosa insignificante que, sumados unos con otros, pueden convertirse en un serio problema.

No utilices la tarjeta de crédito para todo, ocúpala para circunstancias especiales o adquisiciones importantes grandes que, a pesar del cobro de intereses, te conviene pagarlos mes con mes, porque de otra manera no podrías. Por ejemplo, si tienes una compra de $2,000 dólares por el que al mes puedes pagar alrededor de $200 dólares al mes, a pesar de los intereses, tal vez es más posible que logres tu objetivo. Te sugeriríamos no realizar otra compra hasta que la liquides. O, en el mejor de los casos, ahorrar lo suficiente para hacer la compra con la tarjeta de crédito, pero liquidar el saldo antes de cumplir el mes.

Si sabes que no tienes esa fuerza de voluntad, tal vez te convendría solicitar a tu compañía emisora un recorte en tu límite de crédito a una cantidad que sepas que puedes administrar mejor con tus ingresos y gastos mensuales.

3. Aprovecha las ofertas, recompensas y ventajas adicionales

La enorme competencia que existe en las tarjetas de crédito ha provocado que se mejoren las recompensas que adquieren los consumidores. Si tienes un manejo responsable de tu tarjeta mes con mes y sabes de límites, es posible que puedas adquirir ventajas que el efectivo no te brinda como puntos, reembolsos de dinero o millas de viajero.

Si acumulas recompensas en vez de intereses, estamos seguro de que disfrutarás más del uso de tu tarjeta de crédito que cualquier otra persona. También toma en cuenta que muchas de las tarjetas de crédito de recompensas tienen anualidades más elevadas, por lo que también debes tenerlo presente en tu cálculo para lograr que ese pago anual se realice por sí mismo con todas las ventajas que has adquirido en 365 días.

También existen tarjetas de crédito que pueden ofrecerte beneficios como seguro de viaje gratuito, cobertura primaria y secundaria de alquiler de automóviles, protección de precios y garantías extendidas. Y estos no se consideran recompensas y no elevan tu factura mensual ni anualidad.

4. Monitorea tu cuenta

Es importante que estés al pendiente del uso de tu tarjeta de crédito de manera constante, más allá de las facturas mensuales que te lleguen cada mes. Hoy en día los emisores tienen herramientas en línea, entre páginas de internet y sus propias aplicaciones para aparatos móviles, en los que puedes tener mayor control de tu cuenta. Ahora no hay pretexto para que no sepas cuánto gastas y a cuánto está ascendiendo tu deuda cada vez que utilizas tu plástico.

Te recomendamos revisar tu cuenta por lo menos una vez por semana para tener un mayor control de los gastos en tu tarjeta de crédito y que conforme observes que sube el pago de tu factura a una cifra que no estés seguro de solventar, detengas el uso de tu plástico.

Con el monitoreo de tu cuenta también evitas las afectaciones por posibles fraudes o robo de identidad por compras que no reconozcas, para que las reportes lo más pronto posible.

5. Nunca pagues tu factura tarde

Si bien no puedes pagar la totalidad de tu saldo antes de cada mes como en el consejo 1, nunca debes dejar de pagar o retrasarte en ello. No es recomendable hacer el pago mínimo mes con mes, porque lo único que genera es que aumenten tus intereses, pero si no hay más remedio, mejor hacer ese pago a tiempo que no hacerlo.

El 35% de tu puntaje crediticio se basa en tu historial de pagos, no en la cantidad de los mismos. Es decir, no importa que no puedas pagar la totalidad o que sólo hagas el mínimo, lo importante es que lo hagas a tiempo.

También te puede interesar:

• Cómo obtener una tarjeta de crédito si estás desempleado
• 4 aspectos que indican que una tarjeta de crédito no te conviene
• ¿Cómo calculan los bancos tu deuda de la tarjeta de crédito? Hazlo tú mismo y paga menos intereses