Cómo funciona la psicología para gastar compulsivamente y qué hacer para detenerlo

Es con tu mente, y algunas herramientas que aquí te diremos, con lo que podrás combatir el gasto compulsivo que tus propias emociones te provocan

Hay veces que las personas que compran compulsivamente, adquieren artículos que ni siquiera necesitan.
Hay veces que las personas que compran compulsivamente, adquieren artículos que ni siquiera necesitan.
Foto: Rodnae Productions / Pexels

La emoción juega un papel importante en la vida de todas las personas, pero también puede ser el factor para detonar decisiones equivocadas. Cuando juntas la satisfacción de las compras con el dinero, puede ser una bomba de tiempo para que comiences a gastar compulsivamente. Debes entender cómo funciona a psicología de tu mente para que sepas cómo combatirla.

Crear un presupuesto es el paso inicial, pero no es suficiente. Es necesario que detectes de dónde provienen tus decisiones financieras para evitar el gasto excesivo que puede arruinar tus finanzas.

“La gente necesita lidiar con el lado psicológico del dinero, así como con el lado económico y financiero”, mencionó Elizabeth Dunn, profesora de la Universidad de Columbia Británica y directora científica de Happy Money, a U.S. News. “La gente a menudo tiene mucho estrés y carga en torno al dinero. Antes de empezar a hablar de las tasas de interés, tratemos todos los sentimientos, el estrés y los problemas que puedan estar dando vueltas”.

¿Cómo se puede definir el gasto excesivo? Puede ser aquel que te lleva a gastar más allá de los medios de los que dispones. Esto no tiene nada que ver con una cantidad de ganancias, porque hasta las personas más ricas podrían incurrir en un gasto excesivo. Este fenómeno se puede derivar por un acontecimiento repentino, es decir, que lo hayas realizado sólo en una ocasión de manera extraordinaria, por la pérdida de trabajo y reducción de ingresos o, la más preocupante, por una lenta evolución de un comportamiento financiero repetitivo.

Pero esto no es algo ajeno para los estadounidenses. Según un informe reciente de la Reserva Federal, más de una cuarta parte de los adultos encuestados en 2020 tenían una o más facturas que no podían pagar en su totalidad ese mes o estaban a un revés financiero de $400 dólares por no poder pagarlas.

Aunque hay un sinfín de detonadores por las cuales las personas pueden incurrir en un gasto excesivo, hay expertos que consideran que el cambio de estilo puede ser un factor determinante para gastar compulsivamente. Hay que recordar que esto es una cuestión psicológica, y cuando las personas aumentan gradualmente su gasto con el tiempo, parcialmente será excesivo. Cuando aumentan los ingresos, se aumenta el margen de gasto, pero son muy pocas las personas que controlan este cambio y retoman su estilo de vida anterior. Aquí comienza el riesgo.

También hay efectos psicológicos en las tiendas que pueden impulsar a una compra emocional. Los minoristas, incluso las tiendas en línea, se apoyan en el síndrome FOMO para generar el consumo. El miedo de perderte algo cuando lees letreros como “casi agotado” o “quedan dos artículos”, suelen ser el empujón para que compres todo lo que se te presenta.

Qué hacer para combatir el gasto excesivo

La mente es organización. Cuando tienes claros tus objetivos financieros y adquieres algunas herramientas, no temerás por gastar de más, porque no lo harás.

Tienes que comenzar por cambios pequeños, pero mantener el avance por largo tiempo. Un análisis de 2021 de Plos One encontró algunas estrategias de autocontrol financiero fueron exitosas para ayudar a las personas a limitar el gasto excesivo o aumentar el ahorro:

• Utiliza un plan de proyección de ahorros para la jubilación.
• Planifica tus compras con una lista de compras.
• Considera por qué quieres conseguir esa meta.
• Paga con efectivo en lugar de tarjetas.
• Realiza un seguimiento de los depósitos de ahorro semanales.
• Utiliza una cuenta de ahorros sin retiros anticipados.
• Mantén presupuestos para viajes de compras.
• Anticipa el arrepentimiento futuro por las compras.
• Establece metas de ahorro específicas.
• Mantén efectivo en las facturas en general.
• Guarda el efectivo específicamente en billetes de gran valor.
• Haz que sea difícil acceder al dinero.

“Las fallas en el autocontrol en el dominio financiero pueden tener consecuencias nefastas”, señala el estudio. “La seguridad financiera predice la calidad de vida general y el bienestar subjetivo, mientras que el estrés financiero se ha relacionado con luchas de salud física, problemas en las relaciones cercanas y estrés en la jubilación”.

Como último consejo, haz un seguimiento de tus gastos de manera emocional, donde consideres por qué y dónde gastaste dinero y cómo te hizo sentir esa compra.

También te puede interesar:

• Cómo puedo controlar la ansiedad que me causan mis finanzas durante la pandemia
• El miedo, uno de los factores por el que te salen más caros los boletos de avión
• El miedo puede hacer que tomes mejores decisiones financieras durante una crisis económica, ve porqué