De criminal a estudiante universitario y emprendedor en Chicago: la historia de un joven latino que ahora transforma la vida de otros cientos como él

La historia de Berto Aguayo brinda la oportunidad de constatar cómo los jóvenes latinos pueden marcar diferencia en su localidad y sin integrarse a las pandillas

Para los jóvenes hispanos y de color, las pandillas suelen ser un escape de su realidad, pero no su solución.
Para los jóvenes hispanos y de color, las pandillas suelen ser un escape de su realidad, pero no su solución.
Foto: Tim Marshall / Unsplash

El “sueño americano” es un ideal de muchas familias de inmigrantes que llegan a Estados Unidos. Sí, la capacidad de ingresos aumenta para muchos trabajadores y para los jóvenes puede ser una oportunidad de crecimiento profesional; pero la realidad suele ser más dura de lo que uno se imagina y no tan fácil como se piensa a la lejanía. La cadena Univision presentó la vida de Berto Aguayo, un joven latino que cambió su vida de criminal al de estudiante universitario de Chicago y, ahora, un emprendedor que busca transformar la vida de otros cientos de chicos como él.

En una entrevista con Univision Noticias, Aguayo confesó que a los 13 años formó parte de una pandilla de las zonas marginadas de Chicago, una circunstancia de vida que pudo haberlo marcado para siempre, tal como ocurre con miles de jóvenes hispanos y de color que carecen de recursos y oportunidades.

En 1991, su madre migró desde Zacatecas, México, a Estados Unidos cuando apenas tenía 15 años de edad, acompañada de su novio y embarazada de él.

Yo no aprendí a hablar inglés sino hasta el quinto grado (10 años), y recuerdo que vivíamos en un apartamento de dos cuartos con toda la familia”, compartió el ahora joven de 26 años nacido en Chicago, Illinois. “Éramos mis tres hermanas, los primos, la abuela, todos en un apartamento de dos habitaciones, además de los retos que implica la ciudad: violencia y pocas oportunidades para los jóvenes de hacer el bien”.

Luego la violencia familiar entró a su hogar lo que llevó a Rosalba Contreras, su madre y quien actualmente trabaja como estilista, a separarse del padre biológico de Berto y sus hermanas, para convertirse en una historia más de superación como madre soltera.

Estos cambios y ambiente, como suele pasar, provocó que Berto cayera en las denominadas “gangs” (pandillas) de Chicago a los 13 años. Pero años después tendría una oportunidad que la cambió su vida por completo.

Cuando Berto tuvo 17 años, Josephine Gómez, directora de la secundaria Héctor García, le hizo una propuesta en un momento en el que él llegó castigado a la dirección.

“Mi directora de secundaria me conectó (con) un trabajo para colaborar con un concejal del área de Chicago, algo que me abrió los ojos a la desigualdad que existía no solo en mi ciudad, sino en todo el país“, explicó, y añadió que ella vio en él “un potencial que él mismo no lograba percibir”.

Desde entonces, se enfocó en sus estudios y logró entrar a la universidad completamente becado, un cambio de vida diametralmente diferente al que le esperaba con las pandillas de su localidad. Se graduó con una licenciatura en Ciencia Política y Economía de la Universidad Dominicana en Chicago en 2016.

“Abrí los ojos ante la desigualdad que se vive en Estados Unidos y que yo también estaba perpetuando (…) desde ese entonces me dediqué a combatir las desigualdades e injusticias y ayudar a otros jóvenes que se hallaban en el mismo sitio en el que yo alguna vez estuve“, aseguró Berto para Univision.

Cofundó la iniciativa Increase The Peace (Aumenta la Paz), una organización a través de la que busca cambiar la realidad de cientos de jóvenes como él, de escasos recursos y con una visión de la sociedad un poco más cerrada a los problemas de su barrio.

En Increase The Peace, Berto trabaja para capacitar a jóvenes en la organización comunitaria, en la prevención de la violencia y el acceso a oportunidades. Berto también participó en 2018 como capacitador de liderazgo nacional con la Fundación Obama y en 2019 se postuló como independiente al Concejo de la ciudad por el Distrito 15. Para el director ejecutivo de Increase The Peace, las diferencias entre las comunidades en Estados Unidos son “abismales”.

“Las comunidades mexicanas y afroamericanas en EE. UU. tienen muchos menos recursos que las comunidades anglosajonas, lo cual refleja la desigualdad que yo viví”, asegura.

Entre los logros que destaca del organismo, ha entrenado a más de 300 jóvenes en organización comunitaria para que tengan “las herramientas para cambiar su barrio y su vida propia (y) ofrecemos despensas de comida”.

Actualmente, Berto está becado en la Facultad de Derecho Pritzker de la Universidad Northwestern, en Chicago, desde donde realizó la entrevista para Univision Noticias.

“La diferencia de (ese) joven de 13 años a ahora es el hecho de que alguien me dio la oportunidad para ver más allá de mi cuadra”, concluyó.

También te puede interesar:

• Conoce la historia del mexicano que pasó de ser mecánico a nuevo alcalde en Illinois
• Cuarto cheque de estímulo: la petición en Change.org alcanza 2.9 millones de firmas, la más numerosa en la historia de la plataforma
• La historia de éxito de Maria Empanada, el ejemplo de una marca latina que destacó Kamala Harris en la Cámara de Comercio Hispana