Inflación en Estados Unidos: cómo afecta a tus ahorros en el banco

Las cuentas bancarias y de ahorro no pueden brindar grandes rendimientos durante una época inflacionaria, debido a los altos costos de los bienes y servicios en todo el país

La inflación provoca que los ahorros se esfumen entre los altos precios de las cosas.
La inflación provoca que los ahorros se esfumen entre los altos precios de las cosas.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

Hasta cierto punto, la inflación es un evento económico natural que se da con el pasar del tiempo, sin embargo, cuando suceden acontecimientos importantes que cimbran los mercados y las áreas productivas del país, entonces puede tener un impacto mayor. En Estados Unidos, este fenómeno actual, provocado por la pandemia de Covid-19, no sólo se percibe en los altos costos del combustible, la ropa, los alimentos y un sinfín de artículos, también se nota en las cuentas bancarias. Sí, a pesar de que el ahorro siempre es bueno, te explicaremos por qué, tristemente, no es el mejor momento para hacerlo dentro de un banco. Con esto no queremos decir que no lo hagas, sólo que no esperes demasiado.

El último índice de precios al consumidor de la Oficina de Estadísticas Laborales, que mide los cambios en cuánto pagan los estadounidenses por ciertos bienes y servicios, encontró que los precios aumentaron un promedio de 5.4% en julio en comparación con el año anterior, principalmente impulsados ​​por los costos de alimentos y combustible. Eso está relacionado con el aumento de junio como la tasa de inflación más alta en 13 años.

Como uno de los graves efectos de la pandemia, la escasez de mano de obra en el sector de la distribución, es decir, la falta de choferes, ha provocado que los tiempos aumenten y más caros se vuelvan los productos y servicios en EE. UU.

Y aunque parece buena noticia que la inflación pueda facilitar el pago de la deuda e incluso ayudar a aumentar los salarios, también provoca que los ahorros sean menos valiosos. Y lo peor, los aumentos salariales en Estados Unidos no están a la altura de la inflación actual.

Los hogares que durante la pandemia sufrieron más, económicamente hablando, como son los inquilinos, desempleados y familias de bajos ingresos, son los grupos sociales que están más en desventaja por la inflación.

Tanto la Reserva Federal como los economistas sostienen que el aumento de los costos es temporal y los consumidores e inversores no deberían preocuparse mucho. De hecho, dadas las caídas extremas en el precio de muchas cosas en 2020, el aumento de los precios ahora está haciendo que las cosas vuelvan más o menos a donde hubieran estado sin la pandemia, dijo recientemente Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics.

Con los costos elevándose, precios de alimentos con un aumento en promedio del 3.4% en el mes pasado en comparación con julio de 2020, los autos nuevos incrementando al 6.4% y los costos de energía aumentando a 23.8%, las cuentas bancarias sufren de esos efectos mes con mes.

Pero según analistas, consideran que la inflación ya pudo haber alcanzado su punto máximo, aunque eso no signifique los precios disminuirán. Por el contrario, si bien se espera que ya no suban tan abruptamente, se mantendrán así, esperando que los salarios puedan aumentar paulatinamente para que el poder adquisitivo se llegue al punto donde te pueda alcanzar para cubrir tus necesidades.

También te puede interesar:

• Coronavirus e inflación: dónde poner tus ahorros para que no se desvaloricen
• En medio de la inflación, Popeyes almacena pollo y dispara su precio
• Inflación: cómo pueden combatirla los jubilados para que sus ahorros no pierdan tanto poder adquisitivo