Por qué la inflación no afecta a todas las personas por igual ni tampoco requiere de un aumento de salario del 6% en todos los casos

Si no esperas comprar un automóvil, nuevo o usado, ni piensas viajar, la inflación podría no impactarte tan seriamente como lo piensas

El aumento de los precios ha provocado que los ingresos de los estadounidenses no sean suficientes.
El aumento de los precios ha provocado que los ingresos de los estadounidenses no sean suficientes.
Foto: Uriel Mont / Pexels

El año está por terminar y los estragos de la pandemia de Covid-19 han provocado que tanto Estados Unidos como en muchas partes del mundo vivan un fenómeno inflacionario en incremento. Las clases trabajadoras se preocupan de que sus ingresos no les alcance para cubrir sus necesidades, pensando que sólo podrán lograrlo si reciben un aumento en su salario similar al 6%. Esta afirmación no es tan cierta para todos los casos.

En octubre, el índice de precios al consumidor (CPI) aumentó 0.9%, lo que elevó la inflación interanual al 6.2%, alcanzando el nivel más alto de los últimos 30 años, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. Fue el segundo mes consecutivo en el que la inflación superó las estimaciones de los expertos.

El CPI aumentó en septiembre un 0.4% en el mes y un 5.4% en el año. En el lado positivo de la balanza, este informe provocó que el ajuste por costo de vida (COLA) con el que se calculan los beneficios del Seguro Social, incrementará el 5.9%, el mayor registrado en 40 años. Este balance permite que jubilados, personas con discapacidad u otras personas como viudas reciban un pago más grande para el próximo año.

¿Pero qué pasa con la clase trabajadora? Millones de estadounidenses exigen un aumento salarial del 6.2%, argumentando que la inflación recorta su cheque mensual. Aunque analistas han señalado que eso no es necesariamente cierto, ya que depende de tus hábitos de consumo.

Es cierto que aumentos como los costos de la energía impactan a un amplio sector de la población estadounidense. La energía subió un 4.8% de septiembre a octubre, esto ha significado un 30% en los últimos 12 meses, y la gasolina se disparó un 6.2%, provocando que tenga un incremente de casi el 50% en el mismo periodo.

Cuando la energía aumenta, muchos productos y servicios lo hacen. Los alimentos incrementaron 0.9% y la comida a domicilio un 1%. Los precios de los coches usados subieron un 2.5% en octubre, más del 26% que hace un año.

Según analistas consultados por Telemundo, la mayoría de los consumidores no verán subir sus gastos individuales un 5.4%.  Por ejemplo, si no tienes planificado comprar un coche o no realizas ningún viaje que se afecte por el aumento de los precios del combustible, en realidad, los efectos inflacionarios no serán tan perceptibles para buena parte de la población.

Sin embargo, las personas con bajos ingresos son más vulnerables al aumento de los precios. Si bien algunos no planean comprar un vehículo, ya tienen alguno para trasladarse a sus lugares de trabajo, por lo que el incremento de la gasolina termina por afectarlos considerablemente.

Incluso las empresas que prevén aumentar el salario, es muy posible que no puedan cubrir el ritmo de la inflación ante el incremento de precios en sus gastos corrientes. A pesar de ello, algunos empleadores buscan estimular el trabajo de sus empleados o nuevas contrataciones con algunas bonificaciones y otros estímulos financieros para retener a la fuerza laboral.

En general, expertos y gobiernos consideran que la temporalidad de estos aumentos dependerá de la estabilidad de salud del Covid-19.

También te puede interesar:

• De qué manera la inflación beneficia a la mayoría de los estadounidenses y no a los más ricos
• Qué chances hay de un nuevo ajuste de beneficios del Seguro Social: la inflación supera ya el COLA
• Inflación en Estados Unidos: cómo hacerle frente al alza de precios para que no afecte a tu bolsillo