Seguro Social podría distribuir fondos sólo hasta 2034, según una nueva estimación

Cada año, la Administración del Seguro Social presenta un informe sobre los cálculos previstos en las reservas del programa, donde hay cada vez menos dinero

La Administración del Seguro Social redujo la capacidad de fondos disponibles por un año antes de su última predicción.
La Administración del Seguro Social redujo la capacidad de fondos disponibles por un año antes de su última predicción.
Foto: Valerie Macon / Getty Images

Durante años se ha especulado sobre el posible final del Seguro Social. Si bien es posible calcular un probable término del presupuesto de este programa, no deja de haber varios factores que determinan qué tan cercano sea. En esta ocasión, tras la recesión provocada por la pandemia de Covid-19, una nueva estimación señala que los fondos del Seguro Social sólo alcanzarían para distribuirse hasta 2034.

Luego de que el martes pasado, el Departamento del Tesoro asegurara que las reservas del fondo fiduciario de la Seguridad Social se han visto significativamente afectadas por la pandemia de COVID-19 y la recesión de 2020, por lo que la Administración del Seguro Social (SSA) estimó que los fondos sólo podrán pagar los beneficios programados de manera oportuna hasta 2034, de acuerdo con su nuevo informe publicado este año.

La SSA ha declarado en otras ocasiones que el programa del Seguro Social “no es sostenible a largo plazo con los beneficios e impuestos actuales”. Las reservas de este programa se solventan por medio de las aportaciones de los trabajadores actuales. Con el desempleo generado por el Covid-19, se redujo los impuestos sobre la nómina que van destinados al Seguro Social, provocando que ahora se espere se quede sin dinero un año antes de lo esperado hace unos meses, cuando se pensaba que este beneficio podría culminar en 2035.

Según las nuevas proyecciones del informe actual, el Fondo Fiduciario de Vejez y Sobrevivientes, que proporciona pagos mensuales a los trabajadores jubilados, sólo podrá pagar los beneficios programados hasta 2033, un año antes de lo esperado. Después de eso, sólo habrá suficiente dinero para pagar el 76% de los beneficios programados. Mientras tanto, el Fondo Fiduciario del Seguro por Discapacidad sólo podrá pagar los beneficios programados hasta 2057, luego sólo se podrá pagar el 91% de los beneficios programados. Eso es ocho años antes de lo esperado. Hipotéticamente, la combinación de todas estas reservas se agotarían en 2034.

Asimismo, los pagos de Medicare podrán pagar los beneficios programados hasta 2026, el mismo año que se informó por última vez, según el informe.

El informe refleja las expectativas de que Covid-19 ha reducido permanentemente la productividad de los trabajadores y el producto interno bruto (PIB), un punto de referencia para la producción económica, en un 1%. También tiene en cuenta las proyecciones de tasas elevadas de mortalidad relacionadas con la pandemia hasta 2023 y menores niveles de inmigración y maternidad en 2021 y 2022.

La noticia de que los programas de redes de seguridad del país están en peligro no es nada nuevo. La cantidad que el programa paga en beneficios ha superado la cantidad de dinero que genera a través de los ingresos como impuestos desde 2010.

Aunque hay otro tipo de análisis que sugieren que el programa no podría quedarse sin fondos, la realidad es que sí disminuyen. Salvo que no haya reformas que cambien el beneficio actual, como lo es retrasar aún más el cobro o, como sugieren analistas, que el sistema de financiamiento se expanda para que los salarios superiores a $400,000 dólares estén sujetos a impuestos del Seguro Social, en lugar de llegar al máximo una vez que las personas ganan $142,800 dólares, como propuso el presidente Joe Biden cuando se postuló para el cargo, querría decir que habría menos dinero para distribuir.

El programa ha sido económicamente insostenible incluso cuando los jubilados han tenido que esperar más para recibir sus beneficios. En la década de 1980, la edad en la que las personas podían cobrar todos sus beneficios se regresó de 65 años, aumentando gradualmente a 67. Asimismo, otros factores que generan preocupación entre la sociedad y los funcionarios responsables de mantener el programa, es que las personas viven cada más tiempo y los costos de atención médica siguen incrementándose.

Según una investigación de 2020 del Instituto Nacional de Seguridad para la Jubilación, el 40% de los estadounidenses mayores dependen completamente de los ingresos del Seguro Social durante la jubilación para cubrir todos sus gastos.

Aquí tenemos algunos consejos sobre las cosas que debes hacer si temes que el Seguro Social se pueda ir a la quiebra por la recesión del 2020.

También te puede interesar:

• Seguro Social: los 3 datos importantes para maximizar el beneficio para tu jubilación
• Seguro Social: Joe Biden cambia al comisionado de esta delegación, cómo te afecta
• Cómo solicitar una nueva tarjeta de Seguro Social de reemplazo, si se te perdió la tuya