Hay más trabajos disponibles que desempleados en Estados Unidos

Gobiernos estatales, locales, especialistas y estudios tratan de dar respuesta a las razones por las que los trabajadores no ocupan estos nuevos puestos de trabajo

A pesar de que hay muchas empresas que solicitan trabajadores, no hay personas interesadas.
A pesar de que hay muchas empresas que solicitan trabajadores, no hay personas interesadas.
Foto: Wunderstock

Las últimas cifras sobre el empleo en Estados Unidos continúa siendo sorprendente: hay más de 10.9 millones de trabajos en espera de ser ocupados, a pesar de que hay casi 8.4 millones de personas que todavía están desempleadas. En pocas palabras, hay casi 8 trabajadores sin empleo en comparación con 10 nuevos puestos.

La cantidad de empleos disponibles alcanzó un máximo histórico de 10.9 millones hasta el último día de julio, de acuerdo con el Departamento del Trabajo. Se abrieron 294,000 puestos en el sector de la salud y la ayuda social, 116,000 en el de las finanzas y 115,000 en el de hotelería y servicios alimenticios. Pero las últimas solicitudes de desempleo con fecha del 6 de septiembre mostraban que había por lo menos 8.4 millones de desempleados.

Gobierno y especialistas no han podido determinar por qué se está dando este fenómeno, aunque hay estudios que han analizado la situación para darle una respuesta.

Desde mayo, algunos gobernadores estatales, en especial de administraciones republicanas, aseguraban que los beneficios de desempleo eran responsables de que las personas no buscaran trabajo, razón por la que decidieron culminarlos anticipadamente. Pasaron las semanas y eso no pude comprobarse tangiblemente, es decir, desde junio que decidieron recortar el bonus extra de $300 dólares semanales, no se registraron avances en la contratación.

El presidente del  Banco de la Reserva Federal de St. Louis, Jim Bullard, supone que las ayudas del gobierno de EE. UU. debido a la pandemia, entre cheques de estímulo y beneficios de desempleo, han permitido que algunas personas ahorren más y tengan más fondos guardados para alargar la búsqueda de un nuevo trabajo. Piensa que con el fin de las ayudas federales, se verán los aumentos de contrataciones en las próximas semanas.

Hay que tomar en cuenta que la pandemia sigue presente, a pesar de la vacunación en el país. La variante Delta de Covid-19 reactivó las alarmas al generar un rebrote entre la población estadounidense. Esta situación ha generado que los trabajadores posterguen su regreso a la fuerza laboral por el miedo de contraer la enfermedad.

También hay otras posibles razones que se suman a la decisión de no aprovechar la oferta laboral actual. Madres que no han conseguido cuido para sus hijos pequeños y por eso han debido quedarse en casa, escuelas que todavía evalúan si regresan a las clases presenciales, profesionales que perdieron sus trabajos y no han conseguido otro con el mismo salario o simplemente personas a las que la pandemia le hizo repensar sus metas y prioridades. Esto último ha cobrado mayor relevancia en medio de las bondades que muchos ven en la posibilidad de trabajar remoto y de pasar así más tiempo en familia.

Entre otros motivos, en febrero de este año, el Pew Research Center publicó una encuesta donde la mayoría de los participantes desempleados respondieron que estaban considerando cambiar de campo de trabajo o de ocupación. Incluso muchas de estas personas aseguraron haber experimentado dificultades emocionales o de salud mental durante el último tiempo.

Las empresas han elevado los salarios, han ampliado sus beneficios y hasta han ofrecido bonificaciones para quien acepte trabajar con ellos, por medio de un fenómeno conocido como “contratación urgente”. A pesar de ello, no ha funcionado para atraer a la fuerza laboral.

Vienen épocas de altas compras en las tiendas minoristas para cubrir la temporada navideña. Muchos de estos nuevos empleos en el sector minorista, que en otro tiempo sugieren ser temporales para cubrir la demanda de cierre de año, están ofreciendo su permanencia con todos los beneficios que eso conllevan.

A principios de este mes expiraron los beneficios de desempleo y las moratorias de desalojo, por lo que los efectos del fin de estos programas se verán en las próximas semanas y sus cifras las podremos ver más claras en los meses que quedan de 2021.

También te puede interesar:

• Beneficios extendidos de desempleo: por qué algunos estados aún lo ofrecen
• Los 10 estados de Estados Unidos con la mayor tasa de desempleo entre los hispanos
• La crisis de vivienda que viene entre el fin de los beneficios de desempleo y la reanudación de los desalojos, según expertos