Las tasas de interés de las tarjetas de crédito alcanzan el 19%, en promedio: un nivel récord en Estados Unidos

De acuerdo con un análisis del portal de finanzas Bankrate.com, la tasa de interés de las tarjetas de crédito es la más alta desde 1985, superando el récord establecido en julio de1991

A pesar de que las tasas de interés de las tarjetas de crédito se encuentran en niveles récord, hay poca morosidad actualmente.
A pesar de que las tasas de interés de las tarjetas de crédito se encuentran en niveles récord, hay poca morosidad actualmente.
Foto: Shutterstock

Tengas o no una tarjeta de crédito, uno de los mayores temores que tienen los consumidores es quedar preso en la red de deuda con sus altas tasas de interés. Esa red es aún más grande y opresora, luego de que las tasas de interés de las tarjetas de crédito han alcanzado un nivel récord en Estados Unidos, de poco más del 19%, en promedio.

De acuerdo con un análisis presentado por el portal Bankrate.com, la tasa de interés anual (APY) de las tarjetas de crédito se encuentran en una medio del 19.04% hasta el 9 de noviembre, luego de las constantes subidas de tipos por parte de la Reserva Federal (Fed) para luchar contra la inflación.

Es la tasa más alta desde que comenzó la base de datos de Bankrate.com en 1985, superando el récord anterior del 19% establecido en julio de 1991.

Las altas tasas de interés de las tarjetas de crédito son sólo una muestra de cómo la Fed ha hecho subir los costos generales de los préstamos en su lucha contra la inflación. Por ejemplo, las tasas hipotecarias se han duplicado en el último año, alcanzando máximos de 20 años, lo que ha obligado que los compradores potenciales reculen en sus intenciones de compra de vivienda.

La tasa anual equivalente (TAE) de las tarjetas de crédito a nivel nacional ha subido 2.74 puntos porcentuales en lo que va del 2022, el mayor aumento registrado en un solo año, según Bankrate.com.

“Es difícil crear riqueza cuando se paga tanto a la compañía de tarjetas de crédito cada mes”, señaló Ted Rossman, analista principal de la industria de Bankrate.

Por si fuera poco, a principios de año, un estudio de la Reserva Federal indicó que los saldos de las tarjetas de crédito aumentaron considerablemente en medio de la alta inflación, que ha continuado hasta nuestros días. Y ahora que nos acercamos a las temporadas de fiestas y regalos, los expertos consideran que la mayoría de los compradores recurrirán a las tarjetas de crédito para comprar sus obsequios navideños.

Según Bankrate.com, con el tipo medio nacional del 16.3% a principios de año, se habrían necesitado 185 meses de pagos mínimos para pagar $5,000 dólares de deuda de una tarjeta de crédito. Y eso habría costado $5,517 dólares en intereses. Con la tasa actual, se necesitarán 191 meses de pagos mínimos y costará $6,546 dólares en intereses para pagar el mismo saldo de $5,000.

Curiosamente, a pesar de los altos interés y altas probabilidades de generar deuda con tarjetas de crédito, la morosidad y los impagos han estado en niveles bajos, lo que quiere decir que los consumidores procuran pagar a tiempo sus facturas actualmente.

No obstante, si los pronósticos de recesión de los especialistas son ciertos, el desempleo podría complicar las cosas. En días recientes, grandes compañías como Meta, Lyft y Redfin anunciaron una ola de despidos de 11,000, 700 y 900 puestos de trabajo, respectivamente. Otros, como Amazon, han afirmado que congelarán sus contrataciones.

Si sientes que te encuentras en esta desagradable situación, es momento de tratar de saldar la deuda de tus tarjetas de crédito antes de que se vuelvan insostenibles. Puedes recurrir a un préstamo personal de consolidación de deuda o transferir el saldo a una tarjeta de transferencia y APY promocional del 0%, para liquidar tu deuda lo más pronto posible.

También te puede interesar:

• Por qué tu tarjeta de crédito tiene muchos números y qué significan
• Los 5 errores más comunes al usar una tarjeta de crédito para viajes
• Cómo una tarjeta de crédito puede ayudarte a tener más dinero para estirar tu presupuesto mensual