Qué opciones de préstamo para renovación de vivienda existen en Estados Unidos

En Estados Unidos existen varias opciones de préstamo —además de los préstamos personales— que pueden ser usadas para proyectos de renovación o reparación de una vivienda, incluso para aquellos que impliquen grandes gastos

Cuando la renovación del hogar es necesaria, los residentes en Estados Unidos tienen varias opciones de préstamo que pueden solicitar para tal fin.
Cuando la renovación del hogar es necesaria, los residentes en Estados Unidos tienen varias opciones de préstamo que pueden solicitar para tal fin.
Foto: Shutterstock

Ya sea para renovar, remodelar o reparar una vivienda, en Estados Unidos existen varias opciones de préstamo que pueden ajustarse a las necesidades y posibilidades de cada solicitante, brindando una serie de ventajas además del financiamiento para su proyecto. Algunas de estas opciones pueden estar relacionados con una hipoteca o exigir el uso de la misma casa que pretende ser remodelada o reparada como garantía. Por otro lado, algunos de estos préstamos pueden incluso destinarse a la compra de una casa de bajo costo, siempre y cuando los solicitantes cumplan con los requisitos asociados. Sin embargo, en líneas generales, todos son muy útiles para reformas o reparaciones en propiedades ya adquiridas.

Aunque muchas personas no lo consideren, las mejoras y reparaciones en el hogar suelen ser una buena inversión en Estados Unidos porque revalorizan la propiedad, generando beneficios a largo plazo, en caso de que el solicitante decida mudarse en el futuro y venderla. En ese sentido, los préstamos con este fin representan la herramienta más valiosa, sobre todo si no se cuenta con el capital suficiente o no se desea usar los fondos ahorrados para el futuro.

¿Cuáles son las opciones de préstamo para renovación de vivienda que puedo solicitar en Estados Unidos?

En el país existen varias opciones de préstamo que pueden ser usadas para la renovación o reparación de una vivienda. Algunas de ellas son concedidas por el gobierno del país y otras pueden ser solicitadas a instituciones financieras privadas o bancos. De todas ellas, los préstamos personales suelen ser la opción que no exige una garantía, las demás implican el uso de la propiedad para cumplir con este requisito:

1. Préstamo Fannie Mae HomeStyle

Otorgado por el gobierno, esta opción permite al beneficiario refinanciar préstamos hipotecarios ya existentes con la obtención de obtener dinero para mejoras o reparaciones. También puede solicitarse para la compra de una casa que necesita mejoras o reparaciones. Su principal ventaja es que permite reducir costos de cierre y hace que el beneficiario también reduzca el tiempo en el cual cubrirá la deuda, sobre todo en aquellos casos con hipotecas preexistentes. Esto se debe a que el préstamo cubre dos necesidades al mismo tiempo: la hipoteca y las reparaciones o mejoras.

El préstamo Fannie Mae HomeStyle también es conveniente porque el solicitante no tendrá acceso a los fondos, ya que estos van directamente a una cuenta que se usa para pagar a los trabajadores que lleven a cabo las reparaciones. Sin embargo, solo cubre el el 75% del costo total y el 50% en el caso de las viviendas prefabricadas. Este préstamo exige un buen puntaje de crédito (al menos 620).

2. Préstamos FHA 203(k)

Los préstamos FHA 203(k) —también concedidos por el gobierno— se dividen en dos tipos: los limitados a $35,000 y aquellos que son usados para reparaciones mayores y que, por ende, tienden a ser más generosos. Aunque el proceso de solicitud puede ser difícil, es importante tener en cuenta que existen asesores especializados para guiar a las personas en el proceso con la intención de obtener los mejores resultados.

Para obtener este tipo de préstamos, el solicitante debe contar con un puntaje de crédito de al menos 580 y cumplir ciertas condiciones:

a.) No hacer las reparaciones por su cuenta.
b.) No usar los fondos para mejoras lujosas.
c.) Gastar el préstamo en la vivienda principal.
d.) Contar con una prima de seguro hipotecario (MIP).

3. Préstamo con garantía hipotecaria y préstamo HELOC

Para solicitar este tipo de préstamos, las personas deben usar su casa como garantía. Suelen ser particularmente útiles para aquellas personas que tienen otras deudas relacionadas con mejoras en el hogar, sobre todo los préstamos con garantía hipotecaria porque exigen un pago mensual con una tasa fija por el tiempo que dure el plazo del préstamo. Los préstamos HELOC, aunque sean parecidos, tienen tasas variables, por lo tanto, los montos pueden aumentar, una característica que los hace más riesgosos, sobre todo si se suma el hecho de que permiten renovar el límite de crédito.

De acuerdo con los expertos, es importante considerar este tipo de créditos cuando la reparación o la remodelación que se piense hacer realmente aumente el valor de la vivienda. Cuando las personas no hacen los pagos correspondientes, pueden llegar a perder su casa.

4. Refinanciamiento con retiro de efectivo

Este tipo de préstamo está diseñado para refinanciar una hipoteca anterior por un monto mayor, permitiendo que el beneficiario retire la diferencia en efectivo. Suele ser beneficioso cuando el solicitante cuenta con una tasa de interés alta en su hipoteca anterior y el refinanciamiento le ofrece una más baja, permitiéndole cumplir con los pagos de manera más holgada mientras lleva a cabo las reparaciones o reformas en la vivienda.

Los refinanciamientos se usan también para otros fines. En ese sentido, no son exclusivos de las mejoras o reparaciones en el hogar. Exigen también la casa como garantía y el dinero otorgado puede ser usado en otros fines que no tengan que ver precisamente con la vivienda.

5. Préstamo personal

Los préstamos personales, al igual que los anteriores, también pueden ser usados para múltiples fines, incluido el pago de mejoras o reparaciones de una vivienda. Pueden obtenerse a través de cooperativas de crédito, bancos o incluso prestamistas en línea, por lo tanto, son más fáciles de tramitar a corto plazo. Para obtenerlos, suele ser importante el puntaje de crédito, siendo más fácil para aquellos con calificaciones mayores a los 700, pero no es un requisito exclusivo porque algunos proveedores los conceden a personas con puntajes bajos.

Su ventaja radica en que poseen tasas de interés bajas y no implican el uso de la casa como garantía, pero suelen ser contraproducentes porque generan tarifas adicionales.

También te puede interesar:
Si quieres pedir un préstamo en EE.UU., ¿cómo saber si la empresa prestamista es confiable y no te estafarán?
Qué es un préstamo de consolidación de deuda y cómo puede ayudarte a manejar tus compromisos financieros en EE.UU.
En qué consiste el programa HomeRun de Citi y cómo puede ayudarte a adquirir una casa en EE.UU.