Tres gastos que la mayoría cree que puede deducir de sus impuestos pero que en realidad no procede

Los contribuyentes estadounidenses tratan de deducir de más, es decir, de meter gastos que en realidad no califican para disminuir el pago de taxes. Vamos a explicarte cuáles son los casos más comunes

Tres gastos que la mayoría cree que puede deducir de sus impuestos pero que en realidad no procede
Te explicamos qué deducciones intenta, la mayoría, aplicar, pero al final no proceden.
Foto: Pexels

Cuando se trata de pagar lo menos posible que se pueda de impuestos, los contribuyentes hacen de todo: la esperanza de ver reducida su factura fiscal es el incentivo. Sin embargo, en este contexto, muchos contribuyentes tratan de deducir de más, es decir, de meter gastos que en realidad no califican para disminuir el pago de taxes.

A continuación, en Solo Dinero, te vamos a decir cuáles son los casos más comunes en este sentido.

Los gastos de tu empleo

Para millones de estadounidenses, la lógica funciona en el sentido de que, si debes de pagar impuestos por cada cheque recibido de tu salario, entonces también los costos que pagas por ir a trabajar, deben de ser deducibles de impuestos.

Sin embargo, las cosas no son como quisiéramos que fueran, así que esto no aplica de esta manera. En realidad, son pocos los gastos que puedes deducir por tu trabajo y aplica más para las personas que se emplean de manera independiente.

Actualmente, con la pandemia del Covid-19 y la implementación del trabajo en casa para la mayoría de los oficinistas de Estados Unidos, la realidad es que el Internal Revenue Service accedió a permitir que se deduzcan algunos gastos, como el pago de ciertos reacomodos para lograr que esa parte de la casa desde donde se trabaja, sea presentada como una deducción.

También se permite la deducción de algunos gastos por viajes de negocios, e incluso, se pueden deducir los gastos de una mudanza, si te cambiaste de hogar por motivos laborales.

No puedes deducir más y este es uno de los principales errores que cometen los contribuyentes al realizar sus cálculos.

Donaciones a organizaciones benéficas que no están calificadas

El Internal Revenue Service ha dejado claro que hacer donaciones en efectivo a organizaciones benéficas te ayuda a reducir tu factura de impuestos.

De hecho, las donaciones caritativas a las organizaciones calificadas pueden ser deducibles si detallas tus deducciones en el Anexo A del Formulario 1040.

Para determinar si la organización a quien has hecho la donación califica como organización caritativa para fines de las deducciones del impuesto sobre los ingresos, debes de utilizar la herramienta de Búsqueda de organizaciones exentas de impuestos (en inglés).

El problema está cuando se hace una donación a una organización que no ha sido calificada en el sistema del Internal Revenue Service, en ese caso, no puedes deducirla de tus impuestos.

Aportaciones para campañas políticos

Es un mito, desde hace mucho, que, si donas para la campaña de un político, este dinero lo puedes deducir de tus impuestos y la realidad es que no es cierto.

Que no te mientan y no te dejes influenciar, dar dinero a un candidato no te reducirá el pago de tus impuestos federales. Tenlo claro.

***

También te puede interesar:

-Cómo el plan fiscal de Joe Biden haría más atractivas las cuentas de ahorro para la jubilación
-El IRS extiende la fecha de límite de impuestos adicionales al 17 de mayo: en qué casos aplica
-Cuáles son las sanciones que se aplican por cometer fraude y evasión fiscal
-Cómo y por qué hacer una enmienda de impuestos
-Datos clave de los créditos fiscales que no se te pueden pasar del Plan de Rescate Estadounidense