Cómo saber cuando un trabajo no es bueno para ti y para tu salud

Según la Society for Human Management, el 84% de los trabajadores afirma que su estrés se debe a un gerente deficiente; y esto puede afectar tu desempeño y tu salud

Cuando un trabajo te hace sentir estresado, angustiado o deprimido, tal vez es momento de buscar otras oportunidades laborales.
Cuando un trabajo te hace sentir estresado, angustiado o deprimido, tal vez es momento de buscar otras oportunidades laborales.
Foto: Tom Ramalho / Unsplash

Quizás has escuchado la frase “trabaja para vivir y no vive para trabajar”. Con las exigencias actuales, la vida rápida que se vive en muchos lugares, especialmente en las ciudades, para muchos parece imposible cumplir esa regla y dejan de lado incluso su propia salud con tal de cumplir con sus responsabilidades laborales. Aunque parezca absurdo, eso no es sano, y sin embargo, muchas personas no logran identificar cuando un trabajo no es bueno para ellos, por lo que te vamos a dar alguna perspectiva sobre cómo detectar estos empleos dañinos

Sabemos que no es sencillo tomar la decisión de un trabajo, menos cuando de eso dependen tus ingresos, pero actualmente hay un fenómeno social en Estados Unidos, que se le conoce como “la gran renuncia”, que podría motivarte, ya que no estás solo o sola. Durante la pandemia, muchos trabajadores se animaron a abandonar su trabajo, debido a que, entre otros factores, no están felices o satisfechas.

Aquí te decimos algunas señales de que tu trabajo no es bueno para tu bienestar y salud.

1. Sufres cada vez que vas a trabajar

Según un estudio de la Asociación Americana de Psicología, “nuestros trabajos son la segunda forma más común de estrés”. Es decir, de alguna manera el empleo tiene una cierta dosis de estrés. Pero si contribuye a una disminución de tu salud física y mental, entonces ya es un problema.

Si percibes que tienes problemas para concentrarte, te sientes ansioso o deprimido, es posible que sea momento de buscar otro empleo.

2. Tu jefe es insoportable

Una cosa es que el trabajo sea estresante en extremo y otra que las personas, superiores o colaboradores, lo hagan así. De acuerdo a una encuesta realizada por Society for Human Management, el 84% de los trabajadores afirma que su trabajo innecesario y su estrés se deben a tener un gerente deficiente.

Algunas maneras de detectar a un jefe tóxico o acosador es que establece plazos de tiempo poco realistas y exigentes, chismea, culpa a otros por sus errores (falta de liderazgo), crea conflictos, es innecesariamente insistente y lo tienes encima todo el tiempo.

3. Tu trabajo aumenta, pero no tu paga

Hay veces que sin percatarnos, las responsabilidades aumentan, pero eso no se ve reflejado en el bolsillo. Si a ti te ha pasado, nunca es tarde de darse cuenta y exigir mayor justicia salarial al respecto. Sólo toma en cuenta que también debes considerar los puntos anteriores, ya que un gran sueldo no siempre justifica ni el estrés ni el maltrato o sobreexigencia de tu jefe.

4. No avanzas

La antítesis del aumento de responsabilidades es la de no avanzar profesionalmente, y eso es un grave problema cuando tienes mayores aspiraciones. Para muchas personas, sentirse valorado y crecer en su trabajo es importante para su bienestar personal.

Hay que considerar que en algunas ocasiones la empresa no puede promocionar a sus empleados como quisiera o incluso pagarles más. Es justo que tengas esa perspectiva y valores si quieres cambiar de trabajo en busca de cumplir tus metas profesionales o si prefieres mantenerte, mucho más si te sientes feliz en él.

También te puede interesar:

• Cuál es el salario que te haría feliz de acuerdo a la ciudad donde vives en Estados Unidos
• 5 consejos para lograr la tan anhelada libertad financiera y vivir tranquilo toda tu vida
• 5 sencillas cosas que puedes hacer en casa, como leer y escribir, que te pueden dar dinero extra