Los 5 errores más comunes que cometen los compradores de vivienda por primera vez

Considerar que ahorrar para el pago inicial de una casa es suficiente, puede ser uno de los principales errores y, con ello, podrías iniciar el proceso de tu compra con el pie izquierdo

Los 5 errores más comunes que cometen los compradores de vivienda por primera vez
Comprar una casa por primera vez puede ser un proceso complicado, pero si evitas estos errores te facilitarás el camino por mucho.
Foto: Khwanchai Phanthong / Pexels

Comprar una casa no es tema sencillo, por eso este artículo no es con el fin de que ninguna persona se sienta juzgada, por el contrario, que aquellos que tienen la posibilidad de adquirir una vivienda por primera vez puedan aprender de los expertos y experiencias pasadas para evitar los 5 errores más comunes que se cometen durante este proceso. Así que tranquilo, lee con atención, toma nota y saca el mayor provecho a lo aquí escrito.

1. Comprar una casa antes de tener una hipoteca

Esto no es una cuestión literal, pero no sólo te puede afectar financieramente sino en el ánimo. Muchas personas visualizan casas y se enamoran del hogar de sus sueños antes de saber para cuánta hipoteca pueden calificar. En la gran mayoría de esas ocasiones, la vivienda por la que se decantan está muy alejada del presupuesto del comprador y del préstamo hipotecario al que pueden aspirar.

Lo primero que tienes que hacer, después de confiar que tienes el suficiente dinero ahorrado para dar un pago inicial y los respectivos pagos de cierre de hipoteca, es revisar las tasas hipotecarias en el mercado y la cantidad de préstamo para el que puedes aspirar. Después de cotizar prestamistas y saber cuánto dinero obtendrás, es momento de revisar las viviendas que se puedan adaptar esa cifra monetaria. Además, un comprador con una hipoteca aprobada se vuelve más competitivo en el mercado ante los ojos del vendedor que cualquier otro.

2. Dar un pago inicial elevado y no contemplar los costos de cierre

Ya lo adelantamos en el punto anterior, en tus ahorros no sólo debes contemplar alrededor del 20% del valor de la vivienda que deseas para el pago inicial, sino por lo menos el 5% para los costos de cierre.

Aunque el 20% para el anticipo es un estimado promedio, no debe ser tu pago total. Es importante que si no tienes los suficientes ahorros, busques opciones de hipotecas con pagos iniciales bajos, para que el restante te sirva como un colchón de dinero para otros pagos necesarios referentes a tu nueva vivienda como impuestos, gastos de servicios, costos de propietario, seguro hipotecario y otros pagos que debes realizar por ser dueño de una casa.

Entre los costos de cierre de hipoteca se encuentran no sólo el de los servicios financieros del prestamista sino también aquellos por un inspector de vivienda y reparaciones, que nunca hacen falta.

3. No busques a un agente

Una encuesta de Century 21 encontró que el 34% de los compradores de vivienda recientes probablemente no volverían a utilizar a su agente inmobiliario. En buena medida se debe a que no hay sensación de un trabajo bien realizado durante el proceso de compra.

Antes de buscar a un agente inmobiliario por internet, es mejor que te acerques a tus conocidos y familiares que hayan comprado una casa y que te puedan referir con un asesor en bienes raíces de la zona. Una recomendación siempre será mejor a que si lo buscas por tu propia cuenta.

4. Bloquear tu puntaje de crédito

Antes de iniciar un proceso de compra de una casa, procura tener un puntaje de crédito lo más limpio posible. Tal como lo menciona The Simple Dollar, asegúrate de no tener una verificación de crédito últimamente y no solicitar nuevas tarjetas de crédito antes de comprar una casa. Una recomendación primordial es la de obtener cotizaciones para un préstamo hipotecario con cada institución financiera en el lapso de dos semanas, tiempo vital para evitar que cualquiera de estas solicitudes tengan un impacto directo en tu puntaje de crédito.

La decisión hipotecaria de un prestamista se basa en el puntaje de crédito del comprador y su relación deuda-ingresos. Además de que esto es determinante para obtener un préstamo, también definirá la tasa hipotecaria que obtendrás. Un mejor historial crediticio te brindará una tasa de interés más baja y, con ello, pagarás menos al término de tu préstamo, independientemente del periodo para el que lo contrataste, 10, 15, 20 o 30 años.

5. Esperar la casa de tus sueños, el hogar perfecto

La perfección en el mundo no existe. Lo más cercano a tener la casa de tus sueños es si tú la construyes. Para tu primera casa, lo mejor es determinar los elementos imprescindibles sobre tus necesidades, determinar las características prioritarias de tamaño y ubicación y buscar la opción que más se acerque a esos criterios.

Aunque un inspector de vivienda es costoso, más caro puede resultar no contratarlo. Muchos detalles, en apariencia imperceptibles, como alguna fuga de agua, pueden resultar en altos precios de reconstrucción de la casa.

Si no tienes planeado vivir a largo plazo en tu casa, la compra puede resultar en una mala inversión, porque podría no tener el tiempo suficiente para que puedas sacarle valor si quisieras venderla. Una casa se aprecia ya sea por inflación, mejoras en la vivienda y quizás un aumento en el valor del vecindario, el tiempo por sí solo puede ser insuficiente para que incremente su precio de venta.

El hogar perfecto lo realizarás tú con paciencia, tus acciones y la creación de una familia. Si bien uno siempre busca la casa de nuestros sueños, lo mejor es hacer cuentas y comprar lo que puedes. El crecimiento vendrá de poco.

También te puede interesar:

• Todo lo que tienes que revisar en un vecindario antes de comprar o rentar una casa
• Porqué las bajas tasas de interés no deberían ser el único criterio para comprar una casa
• Cómo puedes comprar una casa con mal crédito (aunque debes prevenirte mejor)